Entrada destacada

La CiDH otorga medidas cautelares a Ángel Santiesteban-Prats y a su hijo menor de edad

otorgadas medidas cautelares a Angel Santiesteban Prats

Sigue leyendo

¿Qué hay con los negocios inmobiliarios en Cuba?

negocios-en-cuba-angel-santiesteban

Foto: Cortesía Archivos de Cubanet

Tras la supuesta apertura muchos cubanos, y hasta algunos extranjeros, han pecado de ingenuos en sus intentos de realizar proyectos independientes. De la noche a la mañana quisieron los isleños tentar a la suerte y dispusieron de sus ahorros aspirando a modificar sus casas para luego inaugurar cafeterías. En pocos días hubo más quioscos de venta que cederistas por cuadras, en los que se ofertaban pizzas, pan con croqueta, con mantequilla o mayonesa, refrescos instantáneos…

Lo malo fue que en menos de tres meses muchos de esos emprendedores quebraron sin que pudieran recuperar ni siquiera lo que invirtieron. Para muchos fue un fracaso total, insuperables las secuelas. Y era de esperar, en un país donde el Estado lo regenta todo, incluso las iniciativas más leves. Aquí no hay espacio alguno para la independencia.

Entre las miles de nuevas emprendedoras cubanas estuvo Sandra; una linda mulata que no quería quedarse atrás, y para conseguir el dinero de la inversión escribió a un amigo inglés, a quien había conocido en una visita que este hiciera a la isla con el propósito de apoyar a los cinco espías que guardaban prisión en los Estados Unidos. Ella le explicó que las circunstancias eran las mejores, y que la virginidad de Cuba en los negocios permitiría abrir cualquier cosa; el otro mordió el anzuelo.

Y cómo no iba a morderlo si creía ciegamente que Cuba era una isla encantadora donde cualquier cosa se podía conseguir, donde todo se daba fácilmente, hasta lo prohibido, gracias a su geografía, a su gente. El inglés aceptó el reto también porque recordaba la exuberante imagen de Sandra, esa que guardaba con cuidado. Por todo eso hizo de nuevo el viaje a La Habana, y vino para ultimar detalles de la inversión.

Todo le pareció perfecto; tras su llegada paseó con Sandra, se bebieron un daiquirí en el Floridita de Hemingway, y hablaron de buscar buenas opciones, y le propuso a la cubana invertir en un negocio inmobiliario. Unos días después ya tenían rentado un espacio en un apartamento en el Vedado y pagaron al Estado sus patentes, y comenzaron a buscar contactos, e indagaron entre los cubanos que tenían muchos sueños, esos que estaban dispuestos a vender su único tesoro, la vivienda, para conseguirlos.

El inglés regresó a su isla europea y envió las computadoras, los muebles y suficiente dinero para los gastos iniciales, y quedó a la espera de las ganancias. Y al parecer hubo algunas, porque Sandra se compró enseguida un pequeño auto de los años cincuenta en perfectas condiciones, y luego, cuando descubrió que todo iba cada vez mejor, se ocupó de la publicidad y contrató a un diseñador para que le creara una página en Internet donde promocionar el negocio, y colgó un cartel lumínico en el balcón de la vivienda que rentaba.

Salet, la dueña del apartamento, también quería que todo estuviera en regla, que en la ONAT supieran que ella les rentaba dos cuartos, un baño y un espacio de la sala que serviría como recepción; pero en aquellas oficinas aseguraron que no tendría que declarar ese espacio común porque lo usaban tanto la rentadora como la rentada. Salet insistió, quería tener todo en orden y no le gustaban las ilegalidades. Si se había decidido a rentar su casa era por sus angustias a la hora de contar su dinero desde inicio hasta fin de mes. Salet se licenció en economía y trabajó luego en un Banco, y luego hacía cakes que vendía a particulares para añadir algo a su entrada, pero no conseguía llegar a fin de mes, ni siquiera con los dolaritos que mandaba su padre, por eso su empeño en que todo fuera legal.

El negocio prosperaba también gracias a su empleomanía, esa que Sandra supo escoger muy bien. Para la recepción se decidió por una rubia despampanante que alegraba la vida a los clientes sin que se preocuparan mucho por el tiempo que esperaban para ser atendidos, y lo mejor es que era casi una políglota.

Y Sandra necesitó más trabajadores; el joven mulato y profesor de francés se encargaría de ubicar las viviendas, visitar a los vendedores, concretar los precios y colocar en la fachada el cartelito de: “se vende” después de preparar todo el dossier lleno de fotos. Lucía, la menos agraciada, pero íntima de Sandra, fue a dar al pantry.

“Viento en popa y a toda vela”, así iba el negocio, tanto que finalmente se pagó su curso para aprender a manejar y el auto quedó idéntico a cuando rodaba en los años cincuenta en la ciudad. Ese auto servía para transportar de un lado a otro a los clientes, en su mayoría extranjeros enamorados de cubanas o cubanos que serían los propietarios legales.

“Viento en popa y a toda vela”, así le hizo saber Sandra al inversionista inglés. Y más se consolidarían en los meses siguientes. Sandra por primera vez disfrutaba de su trabajo, y nutría sus sueños. Vestía, alimentaba y paseaba a sus dos hijos, y la posibilidad de subirlos a un crucero ya no le parecía tan disparatada. Hasta se alegró de pagar impuestos que aportaban al desarrollo del país. No volvería a vender su cuerpo, pero la felicidad dura muy poco en la casa del pobre.

Una mañana tocaron el timbre y la rubia despampanante de la recepción apretó diligente el botón que abría la puerta creyendo que se trataba de nuevos clientes. Varias fueron las personas que avanzaron mostrando sus identificaciones, esas que aseguraban que eran miembros de la Fiscalía General de la República.

–Aparten las manos de las computadoras y manténganse en silencio –dijo el que parecía jefe, mientras los otros ocupaban el resto de las oficinas moviendo los ojos con desconfianza. Un cliente chileno que se encontraba en el lugar no conseguía entender lo que pasaba, ya había visto horrores cuando Pinochet se hizo del poder, y temblaba como una hoja movida por el viento, pero se calmó cuando le dijeron a su novio cubano que se marcharan los dos, y bien rápido. Al cubano le revisaron el carné antes de que se marchara, y anotaron todo, le aconsejaron silencio.

Los funcionarios decidieron llevarse las computadoras pero antes anunciaron una “contravención”: exhibían tres pinturas en las paredes sin que tuvieran la licencia correspondiente. A la entrada del edificio estaba la camioneta que fue recibiendo cada cosa. Lo demás sería desconcierto y llanto, y Salet diciéndole a Sandra que ya había escuchado el rumor de esas redadas.

Días después todos serían citados a las oficinas del Departamento Técnico de Investigaciones (DTI), en 100 y Aldabó. Todos eran culpables. A Salet le aplicaron una multa de 1500 pesos, aunque un abogado asegurara que nunca podía ser mayor de 300. Una vez que preguntó el por qué, le dijeron que ocultó el alquiler de la sala para disminuir el pago al Estado. Quiso negar, decir que estaban equivocados; pero tuvo esa rara sensación de que todo estaba perdido y prefirió hacer silencio.

A los demás les fueron retiradas sus licencias; habían violado la prohibición de usar las redes sociales para promocionar el negocio, y además no podían acompañar a los clientes a la casa de los vendedores, tampoco estaban autorizados para tirar fotos a las viviendas, y mucho menos agruparlas en un álbum. “Tantas violaciones justifican la medida extrema”, dijeron amenazantes.

A Sandra la mantuvieron en las oficinas de investigaciones por más de doce horas, y preguntaron mucho sobre su relación con el “ciudadano inglés”. Los cinco oficiales estaban muy interesados en esa relación: “¿De dónde lo conoces? ¿Qué relación mantienes con él? ¿Por qué tanto interés en invertir en Cuba?”, así fue que la acosaron, y hasta intentaron que creyera que su amigo era enemigo de la revolución, y de nada sirvió que Sandra explicara de su gran simpatía por la revolución, de su apoyo a la causa de los “cinco héroes”, y de sus campañas para conseguir la liberación.

A Sandra le cerraron el negocio, le hicieron firmar las muchísimas actas de decomiso, y ni siquiera le permitieron llamar a su casa para tranquilizar a sus padres y a sus hijos. Llegó destrozada y con una idea fija; al día siguiente escribiría un mensaje a su amigo inglés, y eso hizo: “Nos estafaron. Los Castro nunca pierden. Sácame de aquí con mis hijos. Tengo miedo”.

De esta forma cerraron estos negocios inmobiliarios en la isla, cada oficina invadida por fiscales. Así son las cosas en la isla, debe ser que los negocios lucrativos están reservados únicamente para los más jóvenes con apellido Castro; la futura, ya muy cercana, oligarquía de Cuba.

Publicado originalmente en Cubanet, el 26 de septiembre de 2016

Asesinos, cómplices y víctimas (II)

Abel Prieto, ministro cubano de cultura, Eduardo Galeano y Roberto Fernández Retamar, presidente de la Casa de las Américas.  AIN FOTO/Omara García Mederos

Abel Prieto, ministro cubano de cultura, Eduardo Galeano y Roberto Fernández Retamar, presidente de la Casa de las Américas. AIN FOTO/Omara García Mederos

Después de escribir lo que a partir de ahora podrá el lector considerar como la primera parte de este post, y que publiqué bajo este mismo título, fui detenido por la Seguridad del Estado, solo que no sería la escritura, y mucho menos la visibilidad que ella alcanzara en mi blog, la causa real del arresto. Mis captores, en el colmo del menosprecio, pretendieron hacerme creer que yo era un embaucador, un estafador vulgar. En un santiamén me convertían, otra vez, en un delincuente peligroso. Confieso que hasta llegué a imaginarme en el pellejo de algunos estafadores famosos que conocí en el cine, pero esto no era para nada un juego, y la celda no era un set de filmación. Sigue leyendo

Asesinos, cómplices y víctimas

retamar-vilma-raul-fidel

Por estos días se cumplió otro aniversario del fusilamiento de los jóvenes que en 2003 intentaron secuestrar la Lancha de Regla y fueron fusilados por la dictadura. Como es sabido, ha sido uno de los más viles asesinatos de la mal llamada “Revolución Cubana”, dentro de esa extensa lista que acumula en sus cinco décadas de totalitarismo. Sesgó las vidas de un grupo de jóvenes indefensos que solo anhelaban alcanzar un horizonte que les ofreciera una vida digna. Sigue leyendo

#CUBA Admitida en la CIDH denuncia por violación de DDHH de Ángel Santiesteban

La denuncia  por la violación de los de Derechos Humanos de Ángel Santiesteban Prats ha sido admitida en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos  (CIDH),  que ha dado a la dictadura castrista un plazo de tres meses  para responder por las mismas.

La Editora

 

admitida en CIDH denuncia a favor de Santiesteban

A mayor acercamiento de Estados Unidos, mayor represión.

Lamberto Hernandez Plana  raul castro en panama  Obama con habano

La dictadura ya prepara por todo lo alto el recibimiento al Presidente Barack Obama. Algunos dicen que como él merece; otros, que como se lo ha ganado. Lo cierto es que, luego de advertirles a los disidentes que les pesará si ejercen algún acto de oposición pacífica en los tres días de estancia del mandatario estadounidense, han comenzado las represalias desde las mismas cárceles.

El 16 de este mes fueron trasladados Lamberto Hernández Planas y Mario Alberto Hernández Leyva desde la prisión de Valle Grande al edificio I del Combinado del Este, Cuarto piso. Ala norte, en la compañía 16, donde solo encierran a homosexuales y asesinos, quienes los han amenazado con pincharlos y hacerlos dormir en el piso si no hacían lo que los militares les exigen, como vestirse con la ropa de preso y desistir de cualquier negativa a tomar alimentos. Pese a esas amenazas, Lamberto y Mario Alberto, en protesta, se han declarado en huelga de hambre indefinida. La mayoría de los presos políticos se han sumado al “plantón” para denunciar las violaciones de sus derechos, que se han acrecentado con la visita del mandatario estadounidense.

Les rogamos a los organismos internacionales y a los países democráticos que se pronuncien y llamen a la cordura a quienes nos gobiernan a porrazos y violan descaradamente los derechos ciudadanos más elementales recogidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU. Sólo así la visita del presidente Obama no será un espaldarazo a la dictadura castrista y se demostraría, de una vez por todas, que no puede existir diálogo con quienes no muestran la más mínima consideración con las libertades básicas del pueblo cubano.

Pero lo que ocurre en las cárceles cubanas en estos mismos instantes es solo es un adelanto de lo que prepara el régimen contra aquellos que osen desafiarlo, porque la represión es el único trato que tienen los dictadores para quienes disienten de sus imposiciones. Tampoco cuesta imaginar cuál será la actitud y proceder de la dictadura y sus tropas represoras hacia las Damas de Blanco, el Foro por los Derechos y Libertades, y el resto de los movimientos que se agrupan en diversas tendencias políticas, pero que coinciden y aúnan sus esfuerzos por una pronta democratización del país.

Sabemos que mantendrán encarcelados a gran parte de los quieran reclamar sus derechos, a los que necesitan exponer sus puntos de vista y sus ideales, a quienes luchan por detener el daño que la dictadura pretende seguir haciendo a la institución de la sociedad civil. A todos ellos les dedicarán brutales golpizas, serán maltratados, humillados, vejados, y todo ante el silencio de muchos que no tienen la dignidad de levantar sus voces porque dicen, creen, que “no es su problema”, o de la pasividad cómplice de otros muchos que se esconden detrás del estatus de emigrantes “económicos”, como si no fuera la mala administración de los comunistas la que les ha obligado a irse de su país, donde nos hemos quedado prácticamente sin una generación de jóvenes, que han escapado a cualquier lugar donde imaginen que pueden cultivar sus sueños.

Todos los cubanos estamos comprometidos con nuestra realidad, y juntos estamos convocados a cambiar y mejorar el presente. Es responsabilidad de cada cubano hacer frente a las injusticias que la dictadura comete contra aquellos que han tenido el decoro que muchos hombres no tienen, parafraseando a José Martí. Hacer silencio, girar la mirada y fingir no ver ni sentir en carne propia el dolor de sus hermanos, lo convierte en cómplice de la dictadura, y lo descubre como un cobarde.

Cualquier abuso cometido contra otro ser indefenso es ejercido contra todos y cada uno de los que integramos esta humanidad.

Ángel Santiesteban-Prats

Habana, Marzo de 2016, “libertad” condicional.

 

 

#CUBA LA ISLA DE LAS INJUSTICIAS

 

Angel santiesteban con sus hijos

 

Hoy, 28 de febrero de 2016, se cumplen 3 años del día en que Ángel Santiesteban Prats ingresó en prisión para cumplir una injusta pena que –aunque en la actualidad se encuentra en la calle- no ha saldado y le restan 2 años por pagar. La Libertad Condicional se la concedieron el 17 de julio del 2015 por la noche, de manera sorpresiva, curiosamente cuando el Ministro de Relaciones Exteriores alemán Frank-Walter Steinmeier se encontraba en La Habana. A pesar de las reiteradas promesas que le habían hecho para el día 26 junio, y que le correspondía recibirla en el mes de abril, cuando el funcionario alemán canceló su visita a la isla, el régimen no cumplió su promesa; sí lo excarcelaron cuando este finalmente viajó y se encontraba en La Habana. Todo esto prueba que no solo castigan a la disidencia con injustas condenas; también usan a los presos políticos como moneda de canje para hacer creer a los visitantes qué humanos son y cómo respetan los Derechos Humanos.

 

Angel despidiéndose de su hijo en el patrullero que lo llevará a prisión

28 de febrero de 2013: el hijo de Ángel despedía a su papá en el patrullero, minutos antes de ser trasladado a la prisión Valle Grande.

Lo cierto es que un inocente en Libertad Condicional, sigue preso, y además preso en la gran cárcel que es Cuba. Las pruebas de la inocencia de Ángel se encuentran disponibles en este blog, donde hemos publicado el expediente completo. Pero si esas pruebas no bastaran, su hijo contó a una emisora extranjera, en junio de 2014, que de niño fue manipulado por la mamá y psicólogos para que mintiera sobre su papá, que es inocente de todo lo que lo acusaron. Organismos y organizaciones internacionales avalaron y avalan a Ángel, a quien no han dejado solo ni un momento y mantienen fluida comunicación conmigo interesándose por su suerte y por la Revisión del juicio que nunca llega, a pesar de haber sido solicitada el 4 de julio de 2013.

 

Angel Santiesteban prision militar de Jaimanitas

 

Ángel lleva 7 meses en Libertad Condicional, intentando retomar su vida normal, pero sobretodo, recuperar su salud, indiscutiblemente debilitada tras dos años y medio de encierro, oscuridad, vejaciones, mala alimentación y huelgas de hambre, que le dejaron como “regalo” una úlcera sangrante severa agravada con coágulos. Su estado físico es el resultado del sostenido maltrato que recibió en las prisiones por las que pasó, y tarde o temprano, deberá el Régimen pagar por ello, como se lo hemos advertido durante estos tres largos años, sobre su responsabilidad directa y absoluta por la vida e integridad de Ángel.

La dictadura castrista sigue reprimiendo y censurando todas las voces disidentes mientras los gobiernos del mundo se hacen los de la vista gorda con tal de aprovechar la supuesta “apertura” para hacer negocios jugosos en un país destruido, que necesita hasta lo más imprescindible, pero por sobre todo libertad y democracia. Los beneficios de esos negocios internacionales solo han servido y sirven para para fortalecer a las fuerzas represivas y engordar las arcas privadas del clan gobernante. Las imágenes que recibimos cada domingo, especialmente desde diciembre de 2015 tras la firma de los acuerdos Obama-Castro, evidencian que el espaldarazo que le dio al dictador la administración norteamericana solo sirvió para que sigan violando todos los derechos civiles y humanos con mayor impunidad todavía.

En pocos días, Barak Obama visitará la isla. El secretario Kerry prometió viajar antes para hablar de Derechos Humanos; también dijeron que el presidente lo hará y que se reunirá con los disidentes. Hemos visto esta semana, por las noticias que salen de la isla, que están “endulzando” la imagen de la dictadura haciendo pírricas ofertas a los presos políticos con licencia extrapenal y a otros que siguen encarcelados. Esto es puro teatro porque los presos son muchísimos y deberían ser excarcelados todos inmediatamente y sin condiciones. Esperemos que la administración norteamericana por esta vez no se prenda al engaño.

Ángel siempre queda fuera de todos los posibles beneficios que demagógicamente ofrecen ante estas visitas “importantes” porque forma parte de los presos políticos condenados por falsos delitos comunes. La organización de Elizardo Sánchez sigue siendo cómplice de esta situación, no incluyéndolo en sus listados, desconociendo las promesas que le hizo en su día a Ángel e ignorando que la CIDH solicitó medidas cautelares para él y su hijo, quien tuvo las agallas con 16 años de contar lo que Elizardo sabe y por complicidad con el régimen, calla.

Desde aquí, quiero advertir una vez más de la injusta situación que vive Ángel encarcelado además en esa gran cárcel que es la isla y gozando de una Libertad Condicional que le puede ser revocada en cualquier momento, como de hecho intentaron hacerlo en noviembre pasado cuando lo llevaron detenido 24 horas para someterlo a un juicio sumario en el que “le revocaron la revocación de su Condicional”.

En estas circunstancias de absoluta incertidumbre y con su salud delicada, Ángel no ha parado de escribir, con el aliciente, además, de que varias editoriales extranjeras de prestigio internacional, se han interesado en publicar su obra.

Reto al dictador Raúl Castro a demostrar al mundo que en Cuba no se violan los Derechos Humanos y que sea verdad; que lo demuestre haciendo justicia en el caso de Ángel y de toda la oposición pacífica que vive en permanente acoso y violencia, y que incluya en esa demostración de buena voluntad a todos los presos, políticos y comunes que malviven en los miserables centros de reclusión que su gobierno mantiene en toda la isla.

De sueños también se vive.

La Editora

Mejor correr riesgo que callarse

Correspondencia Toine Heijmans y Ángel Santiesteban-Prats

El reconocido escritor y periodista holandés, Toine Heijmans, columnista habitual del periódico nacional holandés “De Volkskrant” y quien apadrinó a Ángel Santiesteban durante su presidio político, publicó la correspondencia que han mantenido durante esos dos años y medio. Le ha dedicado 4 páginas en el prestigioso medio.

Reproducimos aquí las fotos de la versión impresa.

La Editora 

 

correspondencia entre Toine Heijmans y Ángel Santiesteban Prats I           correspondencia entre Toine Heijmans y Ángel Santiesteban Prats IV           correspondencia entre Toine Heijmans y Ángel Santiesteban Prats III           correspondencia entre Toine Heijmans y Ángel Santiesteban Prats II