Isla inmensa

Isla inmensa

Una desilusión originó mi primer síntoma de cambio. Surgió al regreso de un viaje a provincia. El avión arribaba al aeropuerto de La Habana. Desde el aire el piloto calculaba su maniobra buscando el ángulo de entrada a la pista. Miré por la ventanilla, me recreé con el mar que en la distancia tropezaba contra la Isla como una piedra en su camino. Entonces, por la ventanilla opuesta a mi asiento, vi el mar que continuaba empecinadamente su viaje luego de vencer el obstáculo de mi Isla. Sorprendido, volví a mirar por mi lado, ahí estaba el mar del Sur, y por el otro, el del Norte. Reconocí que por mi derecha podía ver a Batabanó y a la izquierda las torres de una fábrica en Mariel. Me parecía imposible que pudiera ver las orillas opuestas de mi Isla. La suponía inmensa: al menos así lo sentía dentro de mí.

A partir de ese momento muchas cosas cambiaron. Algo en mi subconsciente comenzó a exteriorizar preguntas sobre cuanto me rodeaba. Nunca me había cuestionado ni escuchado de otros. Un sentimiento interno dividió una pasión no heredada, sino sembrada como doctrina. El sentido de “Patria” y de “Pertenencia” lo había asumido como una realidad que no elegí.

Desde entonces supe que mi Patria era más grande.

Ángel Santiesteban-Prats

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s