Carneros al redil

El silencio es la música que siempre acompaña estos conciertos de totalitarismo. Es como si “papá” indagara por el comportamiento del menor: ¿qué ha hecho mal el nene? Y después de escuchar, impone una sanción de tres días sin el tete. O no habrá horario de aventura por una semana.

En el caso de los escritores, las primeras variantes son la de no publicarte, cero promoción, interrupción del correo electrónico. Que se esfuercen por aislarme es una ingenuidad de su parte. El mundo se ha desarrollado para romper con abusos institucionales. Y estoy preparado para más. Quizá para lo peor. De todas formas, en momentos difíciles siempre pienso en el gran poeta Federico García Lorca.

Creo que deben sentir vergüenza de ser tan pequeños e incongruentes, y que le teman a la evolución del pensamiento.

Ángel Santiesteban-Prat

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s