Realidad extrema

En Miami pude ver varios autos con carteles que hacían un llamado de conciencia para que no enviaran remesas económicas a la isla porque ayudaban a sostener el régimen de Fidel Castro. Para serles sincero, me pareció que el objetivo principal era la de engordar sus bolsillos y no tener sus conciencias –si la tuviesen–  preocupadas con los familiares que habían dejado dentro. Esas personas deberían saber que el gobierno revolucionario no se caerá porque dejen de entrar las remesas, ni porque el bloqueo llegue a su punto más extremo. Creo que pensarlo sería de una inocencia incalculable o de una estupidez inverosímil puesto que ese punto de crisis, ya lo pasamos al principio de la década del 90, y nada le sucedió al gobierno, ahí está fortalecido si se compara diez años después.

El bloqueo, la caída del campo socialista y la posible reducción de las remesas familiares solo harán trabajar más a las entidades necrológicas cubanas. Vivo en la esquina de un hospital materno, y en las crisis solo crecen las muertes de las madres por adquirir un estafilococo en el salón de parto o sus hijos por falta de medicamentos o bajo peso. Se mueren por racimos, aunque la imagen disguste; de todas formas, ya estoy cansado de sufrir esas noticias sin poderlas compartir.

Mientras el gobierno invertía millones en rescatar a Elián, que en definitiva había pasado a mejor vida material, los otros que nacían aquí, eran abandonados. Pero esas noticias no llegan a los gobernantes, el sistema está hecho para no echarles a perder sus caprichos. En esas situaciones extremas, también se acrecientan los apagones que se invierten y comienzan a ser alumbrones, y la población deambula por las calles cubanas con rostros famélicos y piel empercudida. Sin embargo, jamás escuché que hubieran cerrado una unidad militar de combate o que redujeran la plantilla de soldados o la participación de los jóvenes en el Servicio Militar.

Los daños colaterales siempre los pagan los hijos que nadie quiere.

Ángel Santiesteban-Prats

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s