Socialismo a la cubana II

Desde la caída del muro de Berlín, nuestra generación de los hijos que nadie quiso, con decisión comenzó a desconfiar de todo lo que parecía ser y no fue. Cada palabra nos resulta falsa: el Lenin que nos enseñaron a amar es un proyecto fallido para la humanidad y ultrajan y derriban sus monumentos; nos educaron con el respeto a Stalin, por haber salvado el socialismo en la Segunda Guerra Mundial; lo que no dijeron es que fue otro gran asesino, que le construyó campos de concentración a su propio pueblo, y junto a Hitler se repartió Polonia y asesinó a doce mil oficiales polacos; recuerdo que nos pedían participar en el recibimiento a Honecker, a Ceausescu, y nos llevaron tomados de la mano, a mover banderitas durante horas y, bajo el sol, al borde de las calles, sin alimentos ni agua, para verlos pasar sólo unos instantes, todo ese sacrificio para esos dirigentes, que no merecían nuestra ingenuidad.

Creo que las grandes diferencias entre los que defienden el socialismo y el capitalismo pueden ser aceptadas y respetadas por quienes las asuman de un lado o del otro –me aseguraba un profesor de Historia–, pero en la Isla, el gran dilema del sistema cubano está en que no es una cosa ni la otra, ese socialismo de mercado, además sólo para extranjeros, y es lo que lo hace diferente al de China, es un híbrido que no puedo digerir, me supera –decía el profesor–. Sin sumar la sensación de monarquía con que se administra el tesoro público, o el de un Pontífice guiando su rebaño en materia de política. Esto es una gran finca –repetía el profe y abría los ojos como si quisieran salirse de sus órbitas–. Por eso –prosiguió–, aunque sigan exhortando a tu generación con lemas, discursos y buenas intenciones, ya no convencen. Les aplasta la incertidumbre, el miedo y el cansancio –dijo.

Y así lo sentíamos, nuestra generación comenzó a recelar cada palabra que nos dirigían. A determinar un futuro porque el presente nos resulta incierto.

Ángel Santiesteban-Prats

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s