Dichosos los que temenos amigos II

Querida Regina,

tenerte a tí y a Alcides de mi lado es un lujo que pocos mortales pueden poseer. Ustedes son un tesoro de amistad que guardo con celo. Gracias por pedir justicia, solo pido eso, con eso me basta para continuar libre; pero el Tribunal responde por la boca de la Seguridad del Estado. Aquí -como bien sabes- la gran mayoría obedece porque si no los echan del cargo.

Gracias por esta prueba de amistad. Sé que agradecer a veces molesta, pero esta es la forma más diáfana que encuentro para decirte que los quiero también.

Ángel Santiesteban-Prats

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s