Diario en la cárcel XV. Prisión 1580: la que debió visitar la Comisión

Posee diecinueve barracas abarrotadas de hombres hambrientos y decepcionados que por estos días se burlan de la imagen que el Gobierno quiere mostrar de las cárceles cubanas.

Aquí, a la 1580, no los traen, dice uno y los demás se ríen.

Los presos en Cuba, en particular los de la 1580, trabajan todo el mes, incluyendo los sábados y bajo el sol sofocante, en labores fuertes de construcción para cobrar 103 pesos.

Regresan a la barraca frustrados. La impotencia les asoma las lágrimas que ocultan tras expresiones soeces, ofendiendo al sistema penitenciario y a los dirigentes del Gobierno, y así dejan escapar su malestar.

Sumarle que de los 90 gramos de arroz que les corresponden solo reciben 40, y de las dos unidades de huevos hervidos la mayoría de las veces les entregan una sola, completando su alimentación con una sopa incolora e inodora de muy mal sabor.

Agregarle, además, las golpizas, los calabozos constantes, las condenas que van aumentando y los chantajes para que no exijan sus “derechos”.

Todo ello sumado hace el cúmulo de lo insoportable: la explotación del hombre por el hombre. Pero todo se lo ocultarán a la Comisión…

Los Castro se han burlado siempre de las Comisiones que visitan las cárceles. Les preparan un paseo por un par  de prisiones pintadas y adornadas para la ocasión, con los presos advertidos de no decir una palabra que luego los comprometa y por las que les negarán las rebajas de condena por buen comportamiento.

Todo es una perfecta representación en escena de la obra de teatro que montan para que la Comisión se lleve una grata impresión. En otras palabras, una burla constante a los Derechos Humanos y a quienes velan por ellos.

Los presos  solo anhelan su libertad, como es comprensible,  y para ello se alían al silencio  soportando todo para salir lo antes posible.

Pero muchos no pueden reprimir sus ganas de protestar y se me acercan para denunciar las constantes violaciones de las que son objeto y las injusticias sufridas en sus procesos judiciales.

Ellos depositan en mí sus esperanzas por más que les aseguro que no puedo hacer mucho pues sus declaraciones solo serán leídas en el extranjero.  Pero insisten porque desean que el mundo esté consciente de lo que ocurre en las cárceles cubanas.

cropped-firma.png

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión 1580. Abril de 2013

Anuncios

Un pensamiento en “Diario en la cárcel XV. Prisión 1580: la que debió visitar la Comisión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s