Diario en la cárcel XVIII: Los que viven del gobierno

Hace unos días me han sugerido en una carta  que algún día, en otro gobierno por supuesto, yo podría ser Ministro de Cultura, algo que dudo mucho pues la política tampoco creo que sea lo mio.  Pero si ser un político es decir lo que uno piensa e ir contra los intereses del Presidente de turno, entonces soy un político, o un romántico arriesgado que no se cansará de sufrir hasta ver llegar la felicidad a este país que desde hace tantos años se merece.

En ese futuro gobierno no dudo de  que estarán los mismos que hoy apoyan la dictadura.

Desgraciadamente  ellos son corchos, intelectuales sin honor que, por su bienestar personal, se alían al comunismo y al fascismo.

Allí los veremos, y ellos -como si nada- me extenderán un saludo que si evado me tildarán de rencoroso y dirán que no logro ajustarme a la nueva fuerza nacional por un país mejor.

Los que nacimos para padecer, los que no aceptamos dádivas vengan de donde vengan, los que pensamos  primero en Martí, esos  jamás entraremos en alianzas políticas.

Para mí un presidente no es más que un buen administrador, y si logramos uno, entonces veremos florecer nuestra economía y nuestra cultura. ¿Qué más podemos pedir? Con eso seré profundamente feliz. Deseo una democracia participativa, un país sin policía secreta que persiga a la oposición y una cultura que no sea censurada por expresar ideas contrarias al Estado.

En resumen, quiero un país libre y por eso me despierto cada mañana en esta prisión completamente seguro de que el sueño de José Martí se acerca. Soy feliz en el lugar que estoy. Voy al lado de los sufridos junto al Obispo Espada, el Padre José Agustín Caballero y Félix Varela; estoy en mi lugar porque continúo detrás del camino que nos trazaron Martí, Céspedes, Maceo y Agramonte. Y en ese camino me acompañan cientos de cubanos como Antonio Rodiles, José Daniel Ferrer, Guillermo Fariñas, Berta Soler, Héctor Maseda, Ángel Moya, Cuesta Morúa, Antúnez, Manzano y Palacio, entre muchos, que arriesgan sus vidas y las de sus familias por alcanzar esa libertad anhelada, sin mencionar a la comunidad de blogueros y periodistas independientes.

Eso voy a ser : un ciudadano al servicio de las buenas causas, y ahí estaré  junto al resto de los nobles y honestos intelectuales creando nuestras obras que es el mejor augurio.

cropped-firma.png

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión 1580.  Mayo de 2013

Anuncios

Un pensamiento en “Diario en la cárcel XVIII: Los que viven del gobierno

  1. Winter

    Oye Brother, a esos que te acompañarán en el nuevo gobierno hay algunos y algunas que tendrás primero que Alfabetizarlos!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s