Diario en la cárcel XXII. Máxima seguridad y mínima decencia

Hace días me comunicaron que había sido “revocado” a prisión de máxima seguridad durante seis meses por la huelga de hambre que realicé. Son tan previsibles que no pude evitar la sonrisa. Pero no ha sido más que una justificación para castigarme y mantenerme alejado del teléfono en un nuevo intento de disminuir la asiduidad de los posts que escribo para mi blog Los hijos que nadie quiso.

Desde que estoy aquí no he acudido al comedor, por la ventaja que representa para mí el tiempo que paso en la celda, permitiéndome escribir, leer, y evito también perderlo en busca de alimentos que no se pueden ingerir.

Un preso me comentaba que tal vez la conversación que tuve en la Dirección del penal, haya sido una provocación para que me declarara nuevamente en huelga de hambre, para conducirme a la celda solitaria e interrumpir mis denuncias abiertas. Ellos desean silenciarme para impedir que opine sobre el 1° de Mayo y su informe ante El Consejo de los Derechos Humanos en Ginebra, Suiza.

Una vez más, el gobierno de los hermanos Castro, viola los derechos de un cubano, con el cinismo al que están acostumbrados, valiéndose de otra mentira para cometer una nueva injusticia, pues ya me habían informado que no estaba revocado porque el traslado de La Lima a la 1580 no respondía a una indisciplina, y así mismo, el sábado 13 de abril, también se lo informaron a mi familia.

Ahora estoy, para los que aún defienden a la dictadura, en prisión de mayor rigor, supliendo al prometido hospital donde me harían un “chequeo médico”. Mentira tras mentira.

Lo peor de todo es que han salido, una vez más, ilesos ante el Consejo de los Derechos Humanos, precisamente en el tema de las prisiones en Cuba, donde se cometen tantos abusos y violan los derechos de los reclusos con total impunidad.

El Consejo y el mundo tienen que evitar que el gobierno cubano continúe burlándose de las Naciones Unidas.

Los presos cubanos pedimos a cada ciudadano justo y decente que dedique un minuto de su vida y proteste por los desmanes que ocurren en las cárceles cubanas.

cropped-firma.png

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión 1580. Mayo de 2013

La Habana, Cuba.

Anuncios

5 pensamientos en “Diario en la cárcel XXII. Máxima seguridad y mínima decencia

  1. Bettina Galo

    Mis queridos hermanos Cubanos que batallan tan duramente y exponen sus vidas por la Libertad de Cuba, muchos estamos llevando al MUNDO sus voces y la realidad del Régimen Castrista que pretende mostrar otra cara al mundo. Pero las mentiras se derrumban cuando uno comienza a recorrer la verdad. Desde Uruguay con entrañable cariño Bettina Galo

    Responder
    1. Marta Lopez

      GRACIAS Bettina Galo por el apoyo en nombre de Angel Santiesteban, en el mio y en nombre de todos los cubanos que luchamos por la libertad y el derrocamiento de la dictadura castrista.Un fuerte abrazo !!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s