Diario en la cárcel XXXIX. La Seguridad del Estado: fábrica de detractores y traidores

Intento de desacreditar a la UNPACU

Que la maquinaria de la Seguridad del Estado castrista cree detractores, traidores y división entre la oposición, ha sido históricamente su trabajo más pertinaz.

Aprendimos que enfrentar los designios de los hermanos Castro, es entrar en la antesala donde enseñan los “instrumentos” de torturas psicológicas y físicas, si no han sido suficientes la persuasión, las persecuciones, las entrevistas, las amenazas y los chantajes.

Para esa misión enrolan a cuanto “agente”, cubierto o encubierto, aparece en el camino para alcanzar su propósito de hacerte desistir. Algunos accedieron cuando ellos mismos fueron perseguidos, y luego de ceder, son utilizados contra los que, como ellos, una vez decidieron disentir. Estos seres se convierten en misiles humanos capaces, como androides, de cumplir al pie de la letra las órdenes; a eso habría que agregar que la mayoría de los que se prestan para tal menester del régimen, además de cobardes, por lo general son mediocres, huérfanos de talento artístico, que por su obra no serán recordados; ni por sus traiciones y mezquindades tampoco. Son seres negativos, oscuros, turbios, piezas en el engranaje de la dictadura que aprovechan los beneficios inmediatos que el gobierno totalitario les provee como pago a sus intrigas y apoyo a las campañas difamatorias.

He conocido que así ha sucedido con la Unión Nacional Patriótica de Cuba (UNPACU), y particularmente con el más visible de sus organizadores, el patriota  José Daniel Ferrer. No son más que cortinas de humo que usan para desacreditar a las figuras más descollantes de los revolucionarios cubanos, que persiguen, exponiendo su vida y la de su familia, la libertad de Cuba, con un cambio en el proceso político actual que garantice los derechos por igual de los cubanos, respaldados por los Pactos de la ONU.

Son visibles los últimos estertores del régimen, el pataleo del ahorcado, que sin lógica ni dirección, lanza sus patadas en derredor. Si hemos tenido paciencia para esperar y llegar hasta aquí, cómo no vamos a soportar sus últimas injusticias y desafueros.

Justicia es la que intentamos alcanzar con el cambio. Entonces, analizaremos sus abusos, imposiciones para complacer su ira, y el curso del tesoro nacional, perseguiremos esas cuentas familiares dispersas por el mundo y las haremos regresar al patrimonio cubano.

Esa sí es la realidad más inmediata a la cual temen y no les temblará el brazo para ordenar la desaparición física de quienes les estorban, como ha sucedido hasta ahora con varios de nuestros líderes. De todas formas, sabemos que estemos o no, serán otros los que impondrán el orden, las leyes y la justicia.

Nuestra consciencia descansa en ello.

cropped-firma.png

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión 1580. Julio de 2013

Anuncios

Un pensamiento en “Diario en la cárcel XXXIX. La Seguridad del Estado: fábrica de detractores y traidores

  1. Family guy

    ”Entonces, analizaremos sus abusos, imposiciones para complacer su ira, y el curso del tesoro nacional, perseguiremos esas cuentas familiares dispersas por el mundo y las haremos regresar al patrimonio cubano.”
    brother de todo lo que has dicho, nada mas fuerte que esa frase

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s