Diario en la cárcel XLII. Sin derecho a tener derechos

La población penal se ha sumido en malestar de estómago por un pollo falto de frío, en completa descomposición, que les fue servido a los presos. Esa noche, salvo yo que llevo más de tres meses en este lugar sin aceptarles “alimentos”, corrían de sus camas al baño. En los últimos tiempos ha ocurrido también con el picadillo y otros platos.

Un preso que intentó exigir sus derechos, fue golpeado salvajemente y luego enviado a la celda de castigo, es la manera que tienen de imponer el orden.

La falta de médicos en el penal, la ínfima ración de alimentos y su mala calidad, las constantes golpizas de los guardias contra los reclusos, el trabajo forzado sin remuneración, los enfermos mentales que reciben psicofármacos tres veces al día, las sanciones injustas, los maltratos a los familiares, las chinches, la sarna, los piojos, la falta de agua en el penal, por ende, la poca salubridad y aseo de los internos, las malas condiciones de las barracas, convierten a esta prisión 1580, en un olímpico campo de concentración.

Los presos, que conocen a través de mí y del político Piloto Barceló, que Cuba recibió numerosas recomendaciones en Ginebra cuando expuso los supuestos “derechos humanos” que imperan en la Isla, tienen depositadas sus esperanzas en la Comisión que volverá a recibirlos en septiembre, en los Relatores que visitarán las cárceles, que los escucharán a ellos y a sus familias relatar las infamias de sus procesos legales y luego las sanciones, por delitos que no son considerados tales en ninguna parte del mundo, y sobre todo, según les hemos hecho saber, la obligación de firmar los Pactos de la ONU, después de estar evadiéndolos por más de cinco años, y que en la pasada reunión, les fuera negado el tiempo que pidieron alegando no encontrarse preparados.

Eso sería el comienzo, si firman, del sueño que tenemos los cubanos a no ser censurados ni perseguidos por lo que decimos, menos encarcelados.

Parafraseando a Willy Chirino, “el sueño ya viene llegando”.

cropped-firma.png

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión 1580.  Julio de 2013.

2 comentarios en “Diario en la cárcel XLII. Sin derecho a tener derechos

  1. Carlos B. García

    Animo mi apreciado H:. estamos contigo y nunca te olvidamos.
    Un abrazo fuerte de tu H:. que te admira
    Carlos B. García

    Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s