Diario en la cárcel LIV. La inutilidad del periodismo cubano

UPEC

En la televisión nacional, exhibieron con bombo y platillo los planteamientos del IX Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), la congregación más inútil del país, entre las muchas improductivas instituciones de la Isla, plegadas a los designios, por más de medio siglo, de los dictadores Castro.

No es una novedad que las noticias se seleccionan en el Departamento Ideológico del Consejo de Estado, luego las pasan a los periódicos, que la publicarán a su manera, según el periodista que las redacte. También es sabido que para reproducir cualquier spot en la televisión, este tiene que pasar un filtro de censura por una Comisión que lo analiza, lo envía al Departamento Ideológico, y debe esperar la respuesta.

Cada programa radial del país, tiene una asesora que se ocupa de revisar los guiones y decide qué es aceptable para salir al aire y qué no.

En las editoriales sucede igual, de hecho, para los libros que me han publicado, estuve obligado a ganar premios, jamás me aceptaron un libro que no fuera premiado, por mi literatura contestataria, pero eso es harina de otro costal.

Recuerdo que al escritor y periodista de carrera, Amir Valle, el presidente de la UPEC, Tubal Páez Hernández, le negó su carné por ser contestatario, y por su libro testimonial Habana-Babilonia,  le fue arrebatado el Premio Casa de las Américas, por su contenido de denuncia social, que se supone sea la primera razón de ser de un periodista.

En los pequeños espacios de “debate” del IX Congreso que han sido televisados, fue una vergüenza ver a los periodistas como si fueran recién graduados, inexpertos, que avanzaban a tientas -y sin embargo ya peinan canas- diciendo con aparente ingenuidad, “que la revolución necesita un periodismo más eficaz, persuasivo, agresivo”. Por esas palabras, años atrás, eran corridos de sus puestos de trabajo sin derecho a reclamación, por no ser confiables políticamente, frenando su desarrollo profesional con el deterioro de su estatus social, viajes, sueldo, etcétera, en definitiva, el “periodista” cubano se ha dejado aplastar, humillar, amedrentar, hasta convertirlo en pusilánime; y ahora, para tapar los tiempos, en este Congreso, les han permitido decir algunas ridiculeces, como que sus computadoras son arcaicas, que su conexión a Internet es insuficiente, como si estuvieran pidiendo juguetes el Día de Reyes; aún no comprenden que no deben darnos nada, que con nuestro intelecto debemos adquirir lo necesario, que nuestra labor debe ser suficiente para ganar lo que nos pertenece; pero eso será para un X Congreso, que -con suerte- esperemos que  ya sea en Libertad, sin dictadura, donde podamos decir como periodistas, escritores, blogueros, cronistas, corresponsales, lo que nuestra conciencia y dignidad nos exige.

cropped-firma-2.png

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión 1580. Julio de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s