El circo de Lázaro Fariñas

Lazaro Fariñas

Reconozco que el pecado está en leer la prensa cubana, pero realmente debemos darnos un rato de entretenimiento, de buen humor. En esos periódicos, encontramos temas para escribir historias con temáticas que se prestan para el absurdo.

Un gran personaje de esos que se prestan para formar una personalidad demente, diabólica o de la peor estirpe, de esos que se dudan si nacieron de una mujer, está en Fariñas, inflador de realidades, tergiversador a su conveniencia, imposible de explicar además, pues vive en Norteamérica, a la cual critica e intenta convertir, al menos hacer creer, que Cuba es un paraíso. Pero tiene tanta suerte que su oficio de sátrapa y calculador lo hace desde tierras de libertad, jamás podría hacer lo contrario.

Y en el último artículo, del pasado martes 21 de enero, se alarma con la inmensa ingenuidad que no lo caracteriza, sobre el cierre del puente más transitado del mundo, el George Washington, que une Manhattan con la ciudad de Nueva York, por un asunto entre políticos de ese territorio. La parte más risible es cuando asegura que con seguridad los cubanos no se lo podrán creer. Fue el momento de mayor éxtasis, la risa me brotó hasta el momento que imaginé a los niños cuando cerraron una de las calles más transitadas y visitadas de La Habana -1° y 60, en Miramar- al colindar con el Acuario Nacional, para usarlas como escudo e intentar impedir que se celebrara un encuentro internacional de la oposición, el I Encuentro Internacional sobre Derechos Humanos, que demandaba la ratificación de los Pactos de la ONU, organizado por el proyecto independiente Estado de Sats. Con el pretexto de una actividad cultural, desviaron, y no parcial como al puente Washington, sino totalmente, automotores y personal no confiable, puesto que llevaron en ómnibus al público también. Cuando las Damas de Blanco se reúnen en su sede de la calle Neptuno, desde antes del amanecer, ya está desviado el tránsito, no permiten acceder a esa calle a los peatones, y detienen a cuanto disidente se acerca para participar, y con alguna golpiza, es trasladado a los calabozos de las unidades policiales cercanas.

¿Cómo es posible que este señor diga que los cubanos no vamos a creerle si lo vivimos semanalmente? Nuestros derechos más elementales son violados a diario. ¡Como me gustaría verlo en plantilla de algún periódico del país y verlo sobrevivir con el sueldo que les pagan¡

Nada, cada cual hace su trabajo y éste lo cumple sin ningún tipo de escrúpulo. Se dedica a asustar a los cubanos para que no sigan sus pasos: haz lo que digo y no lo que hago. Aceptar la viña del Señor.

firma 2

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión asentamiento de Lawton. Enero de 2014

Anuncios

Un pensamiento en “El circo de Lázaro Fariñas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s