El expediente “444”, nueva prueba de mi inocencia

Patrulla 444 TV

A los pocos meses de abrir el blog Los hijos que nadie quiso, comenzaron las acusaciones en mi contra, y cuando la UNEAC le informó a la Seguridad del Estado que tramitaban una invitación para asistir al Festival de la Palabra en Puerto Rico, inmediatamente fui citado a la estación policial para imponerme una fianza de mil pesos, y de esa manera evitar mi participación en dicha actividad cultural. Recuerdo que mientras me negaba a efectuar el pago, una mayor que casualmente respondía al nombre de Kenia, como la denunciante, levantaba el teléfono para llamar a Miguel Barnet, Presidente de la UNEAC, para que ayudara a convencerme del pago, y hacerme ceder ante mi actitud desafiante de preferir ser apresado.

Me había acompañado un escritor amigo, hermano, de esos que la vida regala y que sufre por uno más o tanto que aquellos que nacieron del útero de mi madre, y con la mejor intención, rogaba que aceptara pagar la fianza ante la amenaza de ser enviado a la celda. Finalmente acepté aquella fianza meses después de las acusaciones y que el expediente fuera archivado por considerarlo insuficiente, corroborando las constantes contradicciones de la demandante, que cambiaba las declaraciones, aumentaba, restaba, mentía abiertamente, pero que fue la vía para acallar la posibilidad de denuncia en el exterior.

Años después, justamente por estos días de Feria del Libro en La Habana,  se acercó al banco para cobrar la fianza, puesto que había sido él quien la pagó mientras yo esperaba retenido en la unidad policial: el banco negó su pago y envió a la unidad policial de allí a la fiscalía, para descubrir -como si no fueran suficientes las pruebas presentadas de mi inocencia- que quién impuso mi fianza, y así lo recogen los papeles burocráticos, la Seguridad del Estado.

Mi amigo escritor me ha llamado alarmado, impresionado por el escaso decoro y el burdo proceso en mi contra. Fuiste sancionado como preso común -me dice mi amigo- pero en la Sala Primera de la Seguridad del Estado del Tribunal Provincial, en su sede especial para casos connotados de Carmen y Juan Delgado, y ahora corroboro lo de la fianza impuesta por la “policía política”, dijo impresionado.  Supo que mi caso fue enumerado “444”, como un serial televisivo que por esos días se exhibía. Mi amigo está triste. Yo río de tanto ridículo, de tanta cobardía, e imagino el día que la verdad salga a la luz y se desenmascare el ardid político.  ¿Qué pensarán aquellos que apoyaron al gobierno o hicieron silencio para no ser perseguidos?

Tiempo y paciencia, me pedía mí madre. Hoy la complazco.

firma 3

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión asentamiento de Lawton. Febrero de 2014

Policía cubana

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Un pensamiento en “El expediente “444”, nueva prueba de mi inocencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s