Mi verdad y mis derechos son mi coraza

Angel Santiesteban en prisión de Lawton La HabanaSentado en la puerta de mi cabaña*, muchas personas me preguntan si vale la pena estar apresado, y, sin lugar a dudas, respondo que sí.

Aquí dentro veo el rostro interno y profundo de una sociedad sumergida en el horror de la sobrevivencia. Además, me permite hacer un estudio sociológico único, es una experiencia excepcional. Visto de esta manera no duele mucho el sufrimiento del encierro. A esto le sumo el aprovechamiento del tiempo volcado en lectura y escritura.

Estoy seguro que –con mi encarcelamiento– el gobierno –y particularmente los hermanos Castro– , son los que más han sido dañados, porque dejaron en evidencia la “credibilidad del cambio” que quieren vender; demostraron cómo pretenden engañar al mundo para obtener financiamiento para la maltrecha economía cubana.

Mi verdad y mis derechos son mi coraza. Y con ellos me siento invencible ante la dictadura; a eso agrego mi ilusión que un día sabré quiénes fueron los que planificaron el intento de silenciarme y de doblegarme, que, no dudo, fue ideado por Raúl Castro y su hijo Alejandro, a partir de mi primera “Carta abierta a Raúl Castro”, que hiciera en noviembre de 2012, sino que –además– sabré quiénes abrigaron la orden, y los que han sido cómplices conscientes en el espacio cultural, y hasta los que –dentro de la misma oposición– pactaron hacer silencio a cambio de alguna prerrogativa.

Lo que sí será infalible es que más temprano que tarde, se sabrá toda la verdad que hoy ni siquiera imaginamos, entonces será como abrir un libro y ver las almas de la gente. Esa es mi pasmosa tranquilidad, y, como el árabe, me siento en la puerta de mi cabaña a esperar ver pasar el cadáver de mis enemigos. Si antes tengo que pagar con mi vida, esperaré igual, porque también purgarán mi muerte. Lo cierto es que –de una u otra manera– no escaparán de pagar su injusticia para conmigo y con los cientos de activistas que han golpeado, encarcelado y asesinado. Los Castro saben que ese momento es inevitable, y para eso trabajan ahora. Pretenden hacer una transición que aparentemente contente a “todos” a la salida de Raúl Castro del poder, pero dejando seguros los hilos que mueven al país, en lo político y económico, para evitar que los juzguen por los crímenes de lesa humanidad.

firma 3

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión asentamiento de Lawton. Mayo de 2014

* Nota de La Editora: este post fue escrito en la prisión asentamiento de Lawton en mayo de este año.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Mi verdad y mis derechos son mi coraza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s