Solidaridad con un creador honesto

Boris González ArenasBoris González Arenas, cineasta, ha sido expulsado de la Escuela Internacional de Cine. Su delito, el de muchos: publicar artículos que se oponen al Estado castrista y a los valores “humanistas” que la escuela comparte y apoya. Es decir, que es más importante para el régimen que sus ciudadanos mientan, finjan, crezcan en una hipocresía institucional, que una actitud honesta.

También es cierto que esa injusticia demoró más de lo acostumbrado. En el 2012, Boris brindó su casa para una exposición alternativa. La policía política se le acercó al familiar con el que comparte su casa y le negó aquella posibilidad, por lo que en el último momento, trasladamos en mi auto los cuadros que se expondrían hacia la casa del músico Gorki Águila, quien de inmediato ofreció su apartamento. Es decir, el nombre de Boris desde hace años está en la lista negra de la Seguridad del Estado, sobre todo por su participación en Estado de Sats.

Boris G. Arenas despide a Ángel la noche antes de entrar a la prisión

Por supuesto que Boris no anda mal encaminado, y los “Abogados independientes de la Asociación Jurídica Cubana”, presidida por Wilfredo Vallín, le leerán lo que corresponde legalmente según las leyes vigentes que el mismo oficialismo se encargó de aprobar, y que ellos, como los primeros y mayores violadores de esa legislación jurídica, quebrantarán a su antojo.

Es lastimoso que artistas de respeto permitan que se les enlode en tan feo capítulo de la historia.  Particularmente, lo siento por Arturo Arango, quien debió abandonar la reunión para no ejercer su derecho de intelectual y defender el libre ejercicio de pensar diferente, sobre todo de un joven que tiene la edad de sus hijos. Habría que preguntarse si Gabriel García Márquez lo hubiese permitido, u otros intelectuales de renombre que dirigieron la institución, o ahora, desde el lugar donde se encuentren, estarán avergonzados de haber participado en la creación de un espacio que no mide su actitud creativa sino su simulación oficialista.

Me gusta creer que todo lo que ocurre es por bien, y que esa farsa que montaron en contra de Boris, también es por su bien, y además de enriquecer su curriculum humanista, le abrirá mejores veredas artísticas.

Estoy seguro, también, que él sabía –no es ingenuo– que algo así ocurriría; no obstante, su honestidad no le hubiese permitido cejar en ese empeño de ser justo con sus sentimientos, y mil veces hubiera preferido acompañar a la artista plástica Tania Bruguera cuando convocó aquel 30 de diciembre pasado al encuentro en la Plaza de la Revolución para una performance, aunque esas mil veces le costaran el empleo que tanto le gusta desempeñar.

Una vez más los artistas –su gran mayoría en silencio cómplice– acompañamos el carro fúnebre de la censura que ha recorrido nuestras vidas sin que podamos darle sepultura.

El abrazo solidario con Boris González Arenas, que se ha sabido ganar un lugar decoroso en la historia de nuestros tristes días.

firma 3

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión Unidad de Guardafronteras. La Habana. Febrero de 2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s