El sueño de lo posible

La intención clara y directa de esconderme en esta unidad de guardafronteras, no tiene otra respuesta que la de mantenerme alejado de toda comunicación con el exterior, pero sobre todo, un intento por evitar que reciba noticias de lo que sucede en cuanto a la realidad cubana, por ende, apagar la posibilidad de escribir los post.

aves libresMe trajeron para esta jaula, por la que  solo recibo un poco de sol que entra por las rejas del techo. A veces escucho el sonido de las aves y busco un lugar para mirarlas, para atraerlas, observarlas más de cerca: Les echo migajas de pan, que miran con ansias pero se resisten a entrar, precisamente porque esos barrotes y vigas de hierro les inspiran desconfianza. Finalmente, deciden marcharse sin aprovechar el regalo que les doy.

mizosAntes tenía gatos.  En uno de los tubos de desagüe parió una gata; eso sucedió al principio de llegar. Muy lentamente aceptaron mi amistad y venían a buscarme cuando –por acostarme en la madrugada– quedaba más tiempo en la cama. Pero como mis captores siempre buscan la manera de hacerme pagar la osadía de enfrentarlos, algo que no perdonan, en una de las ocasiones que me llevaron a interrogarme a Villa Marista, al regreso ya faltaban los mininos.

En realidad los extraño, pero cuántas cosas uno no extraña una vez que se comienza este camino de la disidencia, por ejemplo, aquellos que se hicieron pasar por amigos durante años y luego el miedo o los intereses personales les hicieron alejarse, y hasta hacer una labor de sátrapa –guiados por la Seguridad del Estado– para convencer a cuantos se acercaban a preguntarles sobre mi culpabilidad o no, sobre todo a los amigos mutuos de la intelectualidad extranjera, o cuando en alguna oportunidad, me confesaron ser agentes de la policía política, y me dijeron que “solo hacían un trabajo loable para que no dañaran a los jóvenes escritores”.

Lo fundamental es que no importa que me priven de mis libertades, que las aves entiendan que estoy en cautiverio y se resistan a darme compañía, que atrapen a los mizos y los lancen sobre la cama de un camión y los boten en lugares distantes solo para agredir mis sentimientos y socavar mis fuerzas, ánimos, voluntad. Pero lo cierto es que en respuesta a esas agresiones psicológicas, crecen, se multiplican y sueñan cada vez con la libertad para mi país. La necesidad de ser libres es primero que respirar.

Y sueño que habito ese espacio, que disfruto de esa circunstancia, y miro a mis hijos y nietos felices, sin susto de expresar sus sentimientos, ideas, criterios, sobre la realidad que los circunda, y en ese sueño, entonces regresan las aves, se comen las migajas de pan que les ofrezco, y los gaticos rozan mis tobillos, y se acuestan cerca, muy cerca, para que los acaricie.

firma 3

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión Unidad de Guardafronteras. La Habana. Febrero de 2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s