Diálogos entre daltónicos y cínicos

bruno rodriguez kerry

Si se escucha decir que ocurrirá un diálogo, que dos gobiernos enfrentados por más de medio siglo, ocuparán espacio en la mesa de negociación, debe esperarse, en primer lugar, la aceptación de ambos lados de “errores” que lastran, precisamente, sus respectivas diplomacias, como ocurrió en este final de marzo en Washington con las pláticas sobre los derechos humanos. Pero pensar así, sabiendo que en una de las sillas de esa mesa estarán los representantes del gobierno totalitario de Cuba, es de una ingenuidad enorme, o simplemente, una tontería.

Al regreso a la isla de la delegación cubana, en su comparecencia en televisión para, se supone, informarle a la población los temas tratados, demostraron una vez más que de ellos no debe esperarse ni un avance democrático ni en derechos humanos. Utilizaron su tiempo ante los medios para criminalizar la actitud del gobierno del presidente Obama, ejemplificando sus espionajes, drones y mencionando las resoluciones presentadas en rechazo al accionar de los Estados Unidos.

Por su parte, el canciller Bruno Rodríguez, según el medio presentado, habló de “las calamidades a nivel mundial, como la hambruna, enfermedades prevenibles y el analfabetismo”, además de reafirmar las palabras de su presidente Raúl Castro de que “Cuba no está dispuesta a claudicar ni a ceder sobre sus puntos de vista ideológicos” .

Y el colmo del cinismo, aseguró que “Cuba cumple con los Relatores de los Derechos Humanos” y que ha firmado los convenios más “importantes en esa materia”. También aseguró “el prestigio de Cuba, donde en la actualidad forma parte del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas”. Y como si fuera una exposición pública de un demente, en demostración de su total incoherencia, prosigue: “prueba de la voluntad de Cuba fue aceptar el 80 % de las sugerencia en la Asamblea de los Derechos Humanos en Ginebra”.

¿Acaso un país que acepte que viola el 80% de sus críticas sobre los Derechos Humanos puede asegurar que “gozan de prestigio a nivel internacional”? Supongo que por lo contrario, lo “gozan” por lo negativo. Pero si ni ellos mismos  se entienden, ¿cómo podría hacerlo yo?

En definitiva, según demostraron en su comparecencia en Washington, ambas Comisiones malgastaron el dinero de los contribuyentes, algo a lo que los cubanos estamos acostumbrados, sin siquiera tener el derecho a reclamar o criticar oficialmente al respecto.

Desde el 17 de diciembre que se hicieron públicas las secretas conversaciones entre Obama y Castro, alzamos nuestras voces para asegurar que serían fallidas, y que no alcanzarían lo que la sociedad civil cubana necesita.

Castro intenta ganar tiempo para que Cuba sea sacada de la lista de “patrocinadores del terrorismo”, así luego el Congreso norteamericano le retire el embargo, aunque inevitablemente, desde ya, haya comenzado a reportarle ganancias el turismo solapado al que Obama dio su anuencia, y que le reporta ya algunos millones extras para su asfixiante y malgastada economía, dinero que luego la dictadura sabrá utilizar para reprimir a los que disienten del modelo social, económico y político del clan Castro.

firma 3

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión Unidad de Guardafronteras. La Habana. Abril de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s