La conga de Raúl Castro

La intervención de Raúl Castro en Panamá –donde finalmente cobró los minutos que le “debían” de las citas pasadas– fue como bailar una conga: un pasito adelante, otro atrás. Primero, lo de siempre: criticar al gobierno norteamericano, el hobby más practicado en los cincuenta siete años de poder totalitario de su clan, solo que por esta vez, supongo que al tener al presidente Obama delante, luego del panegírico de horrores que citó del pasado histórico de relaciones entre Norte y Sur, lo libró de toda responsabilidad y culpas. Luego, por supuesto, la defensa de sus errores, ellos que vociferan que solo hay una forma de terrorismo, pero no el que ellos practicaron con la formación, preparación, logística, plataforma y asesoramiento a los movimientos guerrilleros, y cuando esas premisas no se lograron, las invasiones que prepararon como la de Ernesto Guevara, entre otras más solapadas. Pero a eso lo llamó “defensa” por estar arrinconados y no les quedó otra opción.

raul castro en panama

Fue un momento especial para pedir perdón en el nombre de Cuba por los miles de muertos que han causado, en lo que les corresponde, y por el desgaste económico que obligó a esos países, pero sobre todo en nombre de su apellido porque quizás, al menos su generación, no vuelva a tener esa oportunidad en un cónclave de tal magnitud. Pero como sabemos, no lo aprovechó ni invirtió ese tiempo y espacio en ser humilde.

Como cubano, aunque tampoco lo esperaba, no brindó una luz de esperanza para la sociedad que no sea su modelo fallido, aunque ahora se ha comenzado la estrategia de la “zanahoria”, donde para engañar a Barak Obama, deja entrever que en el próximo Congreso del Partido Comunista en el 2016, se plantearán algunos “asuntos”, como perfectamente pudiera ser el fusilamiento de la disidencia, la piedra que hoy traen en el zapato, que le hace peligrar las relaciones diplomáticas y el levantamiento del embargo por el Congreso de esa nación norteña.

Lo demás, puro guion lógico: solidaridad con Venezuela (hay que ser agradecido, y si de paso, inteligente también, al ser el país que los mantiene económicamente, entonces es perfecto), y brindar por los logros humanitarios a nivel internacional, y que como sabemos, son la fachada de imagen para vender al exterior, cuando en realidad sustituyen al ejército;, ahora usan batas blancas con estetoscopio, antes, uniforme con fusil.  En última instancia, la explotación de los profesionales de la salud, por los que cobran altísimos sueldos pero que les dan de ese monto un ínfimo por ciento, los convierte en esclavos del Estado del siglo  XXI. Esto es lo que lo hace más terrible, que el Estado los explota sin remordimientos.

En definitiva, una participación de Cuba que bien podría no haber participado sin que cambiara o agregara un detalle positivo al continente o a su patria.

firma 3

Ángel Santiesteban-Prats

11 de abril de 2015

Prisión Unidad de Guardafronteras

La Habana

Anuncios

Un pensamiento en “La conga de Raúl Castro

  1. Pingback: La conga de Raúl Castro | Noticias de mi Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s