Ángel Santiesteban, el que yo conocí.

13 de abril de 2013 ·
Ángel Santiesteban, el que yo conocí.

En la Ostionera de Infanta y San Lazaro, luego de los trabajos.

Hace algo más de 7 años cuando llega a mi asistencia mensual a la Logia de “Perfección Moisés n.2” perteneciente al Sob:.Cap:.Claudio J. Vermay n. 14 donde tantos y tantos momentos felices pasé, en unas de esa agradables veladas masónicas en la Catedral Escocesa diviso la figura de un hombre trigueño, alto y de agradable semblante y me pregunto, quien era ese H:. que no conocía?. Luego de conocerle y hablar de su antigua filiación al Cuerpo y los motivos que le habían alejado involuntariamente del mismo supe quien era, todo comenzó ahí. Desde ese día empezó una fraterna y sincera amistad, no tan profunda como hubiera deseado, pero si diáfana y seria, que evolucionaba por momentos.
Desde ese momento supe de su valía como masón y como profesional de la literatura. Así como de su sencillez y humildad. Supe desde el primer instante que este QH:. podría ayudarnos con su capacidad a hacer más masónicas e interesantes nuestras tenidas desde el punto de vista cultural.
Y así fue, luego de su renovado compromiso con la Orden y su Capitulo, como todos le llamábamos, Angelito fue uno de los más y mejores colaboradores de nuestro Cuerpo (subordinado al Sup:.Consejo del 33º para la república de Cuba).
Poco a poco, desde el punto de vista masónico y personal y gracias principalmente al H:. Ernesto Ocaña, fuimos conociendo al H:.Angelito, conocimos sus obras literarias, su persona, sus premios y su capacidad para narrar historias cotidianas y para trasmitir mensajes de esperanza y fraternidad. Sus palabras, conferencias y discursos siempre fueron de aliento y amor. Todos, todos nos deleitábamos cada vez que el H:. Angelito hablaba, explicada o exponía.
Cada vez y poco a poco fue creciendo nuestra amistad y los vínculos fraternales se hacían más fuertes, a tal punto de compartir varias veces en tertulias y hasta en su casa en más de una ocasión. Debo destacar que nunca, nunca el H:.Angelito en aquellos tiempos dio muestras de una postura disidente, eso si, como todos nosotros y en menor y mayor medida cuando contrastábamos la compleja “realidad de la sociedad cubana”, el daba su sabia opinión, siempre desde el punto de vista masónico fraternal. Recuerdo una ocasión que el nos llevaba en su coche a visitar HH:. y otros CCap:. donde salió como era natural en tema “realidad cubana” que el régimen fidelista conoce como “política” y el H:.Angelito decía en aquella oportunidad, “eso no es lo mió, lo mío es crear”, era lógico para un intelectual como el, su pasión por escribir y crear literatura era lo fundamental. Por aquellos tiempos me inspiré tanto por el y por sus narraciones que me embarqué en la idea de escribir, fue la época en que comenzaba a plasmar mis primeras ideas e inquietudes en mi texto “Mitos Leyendas y Realidades del REAA” que tantas satisfacciones me ha dado, aunque solo los han leído algunos de mis Hh:. y ahora mi sobrina. Gracias a el llegue a la conclusión de que “crear” era bueno y me lancé a la idea. Es cierto que aunque tuve la ayuda de él mismo que me ayudo a la redacción y corrección de fallos en largas horas que pasé en su casa. La tarea para mi era más compleja de lo que pensaba. No es de lo mejorcito, pero más de uno ha elogiado mi modesto “librito”.
Angelito solo se dedicaba, por lo que pude conocer de el que no fue poco, a su hijo, al que adoraba y del que siempre hablaba (que ya por esa época comenzaban los problemas con su ex, problemas cotidianos de una no buena ruptura), a la masonería, donde cada vez tenía más obligaciones y a su novia. Pero sobre todo lo que más llenaba su cabeza era a crear, como el decía. Leía, leía mucho y escribía mucho, como es lógico el tiempo ni le alcanzaba, siempre estaba de allá para acá, aun así, gracias a su voluntad y compromiso lograba estar en todas partes, con su hijo, en las logias, con los enfermos, en el ambiente de literatos cubanos, y todavía le quedaba tiempo para su novia que siempre llevaba a los actos masónicos. Realmente era de los HH:.más queridos por todos por su labor y trabajo fraternal.
La última vez que le vi, fue en su propia casa, luego de saber que me iba del país decidió invitarme a su casa en una especie de despedida, y hasta ese día se fue a la logia!!, pasamos una tarde memorable, aunque las imágenes solo quedaron grabadas en mi corazón y en el afecto y admiración hacia su persona.
Luego de varios y escasos contactos vía mail, y de estar al tanto de lo que sucede en la isla de mis amores, Cuba, supe que mi QH:.Angelito, según la prensa oficialista se había convertido en un ¿!peligro para el régimen¡?, un disidente connotado muy peligroso de la peor reputación.
Se le tildo amén de disidente, de violador violento, ladrón y de cosas por el estilo, vaya de lo peor que puede ser no ya un disidente, sino un ciudadano. Cual no fue nuestra sorpresa en todos los sentidos. Puede una buena persona, un ciudadano común como el, convertirse en disidente? puede ser de lo mas normal del mundo. Puede un amante de la narrativa y la literatura en general, por no decir un fanático o más que un entusiasta amante de las letras y la pluma dejar de ser un esclarecido escritor, para ser un reaccionario disidente?, Por que un escritor como el dejaría la literatura social para convertiste en narrador de las miserias de la política cubana y nuestra realidad? Pudieran ser muchas las preguntas que me haría y algunas más, pero en su caso y como el de muchos más, serían claras y convincentes las respuestas. Pero, peor aún, por que le han tildado de violador, mal padre y mal esposo, cosas en que ningún masón caería. Con toda seguridad todo ese entramado creado por los órganos de seguridad del estado, claramente son una campaña para desprestigiarle, cosa que conociéndole a el y sabiendo de que pata cojean, me hacen confiar y apoyarle totalmente, como masón como ciudadano y como cubano.
Con toda seguridad puedo afirmar que el H:.Angelito es inocente de todo delito que atente contra su moralidad como persona, sus puntos de vista políticos, puedo afirmar o asegurar tienen denominador común, el de ser un hombre de mente abierta y vista realista y de que al querer humillarle, someterle y calumniarle y decidió tomar ese digno y valiente camino el de la disidencia pacifica, como lo es el de luchar con su única herramienta, la de la palabra escrita por la libertad y los derechos en Cuba, la patria de Martí y Heredia, su patria, mi patria.
Solo unos escasos cobardes y ciegos de sentimientos, han osado empañar su dignidad poniéndose al lado del régimen que pisotea los derechos y la dignidad humana para tratar de desacreditarle. En definitica, el delito del H:.Angelito es tener un blog donde dice lo que el gobierno pretende esconder.
Por tal motivo, los que realmente le conocen y confían en el y tienen como yo el medio para hacerlo, apoyamos la inocencia del H:. masón Ángel Santiesteban Prats y rechazamos todo tipo de falsos testimonios y calumnias contra su persona.
A el, todo nuestro apoyo y admiración.
A Angelito, el que conocí, el que todos conocen.
Carlos B. García

 

Angel Santiesteban-Prats

Cómo olvidar aquellos días tristes de injusticia por parte de la dictadura de la familia Castro y de sus colaboradores, cuando mi hermano masón, Carlos García Feíto, escribió estas palabras. La masonería me acompañó en aquellos días y años en que tuve que soportar la ira de la tiranía. Dentro y fuera de la prisión, la masonería me dio aliento y apoyo.
Solo puedo decirle a mi hermano Carlito, que no tengo espacio en mi corazón para quererte más, y así lo sentí desde aquellas primeras palabras que cruzamos cuando salimos de la sesión escosista. Cuando me hicieron la ceremonia del grado 33 de la masonería en Cuba, en diciembre pasado, pensé mucho en ti, en que de alguna manera te había cumplido, con ese amor nacido en el Capítulo Claudio J. Vermay No. 14. Va un abrazo estrecho, de tu hermano, á

Un pensamiento en “Ángel Santiesteban, el que yo conocí.

  1. blogloshijosquenadiequiso Autor de la entrada

    Angel Santiesteban-Prats Cómo olvidar aquellos días tristes de injusticia por parte de la dictadura de la familia Castro y de sus colaboradores, cuando mi hermano masón, Carlos García Feíto, escribió estas palabras. La masonería me acompañó en aquellos días y años en que tuve que soportar la ira de la tiranía. Dentro y fuera de la prisión, la masonería me dio aliento y apoyo.
    Solo puedo decirle a mi hermano Carlito, que no tengo espacio en mi corazón para quererte más, y así lo sentí desde aquellas primeras palabras que cruzamos cuando salimos de la sesión escosista. Cuando me hicieron la ceremonia del grado 33 de la masonería en Cuba, en diciembre pasado, pensé mucho en ti, en que de alguna manera te había cumplido, con ese amor nacido en el Capítulo Claudio J. Vermay No. 14. Va un abrazo estrecho, de tu hermano, á

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s