Archivo de la etiqueta: Barak Obama

A mayor acercamiento de Estados Unidos, mayor represión.

Lamberto Hernandez Plana  raul castro en panama  Obama con habano

La dictadura ya prepara por todo lo alto el recibimiento al Presidente Barack Obama. Algunos dicen que como él merece; otros, que como se lo ha ganado. Lo cierto es que, luego de advertirles a los disidentes que les pesará si ejercen algún acto de oposición pacífica en los tres días de estancia del mandatario estadounidense, han comenzado las represalias desde las mismas cárceles.

El 16 de este mes fueron trasladados Lamberto Hernández Planas y Mario Alberto Hernández Leyva desde la prisión de Valle Grande al edificio I del Combinado del Este, Cuarto piso. Ala norte, en la compañía 16, donde solo encierran a homosexuales y asesinos, quienes los han amenazado con pincharlos y hacerlos dormir en el piso si no hacían lo que los militares les exigen, como vestirse con la ropa de preso y desistir de cualquier negativa a tomar alimentos. Pese a esas amenazas, Lamberto y Mario Alberto, en protesta, se han declarado en huelga de hambre indefinida. La mayoría de los presos políticos se han sumado al “plantón” para denunciar las violaciones de sus derechos, que se han acrecentado con la visita del mandatario estadounidense.

Les rogamos a los organismos internacionales y a los países democráticos que se pronuncien y llamen a la cordura a quienes nos gobiernan a porrazos y violan descaradamente los derechos ciudadanos más elementales recogidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU. Sólo así la visita del presidente Obama no será un espaldarazo a la dictadura castrista y se demostraría, de una vez por todas, que no puede existir diálogo con quienes no muestran la más mínima consideración con las libertades básicas del pueblo cubano.

Pero lo que ocurre en las cárceles cubanas en estos mismos instantes es solo es un adelanto de lo que prepara el régimen contra aquellos que osen desafiarlo, porque la represión es el único trato que tienen los dictadores para quienes disienten de sus imposiciones. Tampoco cuesta imaginar cuál será la actitud y proceder de la dictadura y sus tropas represoras hacia las Damas de Blanco, el Foro por los Derechos y Libertades, y el resto de los movimientos que se agrupan en diversas tendencias políticas, pero que coinciden y aúnan sus esfuerzos por una pronta democratización del país.

Sabemos que mantendrán encarcelados a gran parte de los quieran reclamar sus derechos, a los que necesitan exponer sus puntos de vista y sus ideales, a quienes luchan por detener el daño que la dictadura pretende seguir haciendo a la institución de la sociedad civil. A todos ellos les dedicarán brutales golpizas, serán maltratados, humillados, vejados, y todo ante el silencio de muchos que no tienen la dignidad de levantar sus voces porque dicen, creen, que “no es su problema”, o de la pasividad cómplice de otros muchos que se esconden detrás del estatus de emigrantes “económicos”, como si no fuera la mala administración de los comunistas la que les ha obligado a irse de su país, donde nos hemos quedado prácticamente sin una generación de jóvenes, que han escapado a cualquier lugar donde imaginen que pueden cultivar sus sueños.

Todos los cubanos estamos comprometidos con nuestra realidad, y juntos estamos convocados a cambiar y mejorar el presente. Es responsabilidad de cada cubano hacer frente a las injusticias que la dictadura comete contra aquellos que han tenido el decoro que muchos hombres no tienen, parafraseando a José Martí. Hacer silencio, girar la mirada y fingir no ver ni sentir en carne propia el dolor de sus hermanos, lo convierte en cómplice de la dictadura, y lo descubre como un cobarde.

Cualquier abuso cometido contra otro ser indefenso es ejercido contra todos y cada uno de los que integramos esta humanidad.

Ángel Santiesteban-Prats

Habana, Marzo de 2016, “libertad” condicional.

 

 

¿Libertades o economía?

¿Qué más tendría que suceder en el gobierno de los hermanos Castro para que Obama comprenda que no tiene mayor enemigo? ¿Qué ha ocurrido en Venezuela que no lo hayan hecho antes los hermanos Castro?

cumbre de panama

Sigue leyendo

La telenovela cubana presenta…

dictadura dinastica de los castroFinalmente la salida pública del coronel Alejandro Castro Espín, el delfín de la corona, no se hizo esperar. Sigue leyendo

Obama danza con lobos

Obama Moon Castro e hijo

El Presidente Obama es rodeado por los Castro. A su frente tenía al viejo lobo Raúl, quien ocupa el turno del tirano. A su izquierda ocupó el espacio su nieto y jefe de su escolta personal, y a la derecha del norteamericano, justo detrás de Ban Ki Moon, su hijo Alejandro que expresa su falso rostro angelical Sigue leyendo

Cambió la luz del semáforo hasta nuevo aviso

marionetasNo puedo evitar reír al ver a los funcionarios, periodistas y artistas apoyando el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Y no es verlos ejerciendo su derecho a opinar lo que me cause gracia, sino es el ver tan evidente los hilos que mueven sus criterios. Son como títeres que se mueven al compás que decidan los gobernantes. Sigue leyendo

Lo que le agradecemos al Partido Demócrata

castro obama

El Presidente Kennedy no cumplió su parte cuando –en la invasión a Playa Girón– dio la espalda y dejó a esos soldados a la buena de dios. El Presidente Carter abrió las puertas para que por la Bahía del Mariel, salieran los cubanos descontentos y así dar respiro a la dictadura cubana. La estampida solo sirvió como válvula de escape para mermar la presión interna en el archipiélago. El Presidente Clinton hizo algo parecido al aceptar otra oleada de resentidos por la estafa social del régimen totalitario, cuando en 1994 llenó con ellos la Base Naval de Guantánamo. Sigue leyendo

Necesito ser el equivocado

masacre de Tian'anmenRepito que ojalá yo esté equivocado. Algunos que hoy acompaño en la disidencia, y amigos míos, es decir, personas a quienes respeto, perciben que es positivo el restablecimiento de las conversaciones diplomáticas entre los gobiernos de Cuba y de los Estados Unidos. No poseo ningún reparo en admitir, llegado el momento, que estaba equivocado en caso de que realmente comiencen a respetarse los derechos ciudadanos que nos pertenecen por derecho propio y que jamás debimos exigir para que nos fueran concedidos. Sin embargo, aunque lo que más anhelo es que la confrontación culmine, habita en mí una fuerte desconfianza. Sigue leyendo