Archivo de la etiqueta: decálago del escritor

Hombre mendigo, nunca buen testigo

Quien difiera de las ideas políticas del Régimen totalitario cubano, por muy artista que sea y mucho talento lo acompañe, será inmediatamente marginado del sector de la cultura nacional.

pintura del espia guerrero de regalo a Maduro-tile Sigue leyendo

Francis Sánchez: Señal de humo por la libertad de Ángel Santiesteban

Por pedido de Ángel Santiesteban publico aquí la carta que le envió el reconocido poeta y escritor Francis Sánchez, en la que le adjunta un artículo de su autoría próximo a publicarse.

La Editora

Angelito:

No sé si puedes abrir tu correo, si leerás este mensaje. Sólo te digo: fuerza, “hijo”, te queremos.

En publicación independiente que hago, publicaré en estos días este texto sobre ti, escrito hace ya un tiempito pero no publicado, te lo envío, puedes hacer con este texto lo que desees.

Espero que todo mejore para ti. Eres libre porque eres el “capitán de tu propia alma” (Invictus).

Un abrazo. Sigue leyendo

Primicia exclusiva: Ángel Santiesteban-Prats del ganador Premio Internacional Franz Kafka de Novelas de Gaveta

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Justicia y la Libertad que el dictador Raúl Castro Ruz arrebató a nuestro querido Ángel Santiestan-Prats, no pudieron evitar que siga siendo el gran hombre que es, adorado por sus verdaderos amigos, que no lo dejaron solo ni un instante, ni el genial escritor, laureado dentro y fuera de la Isla, para dolor y envidia de tantos colegas que -habiendo sido sus amigos (¿?) se lanzaron contra él cuando así se los ordenaron, todo por unas migajas de pan rancio y unos falsos reconocimientos profesionales.

Hoy, todos esos colegas de la UNEAC, especialmente esas ocho escritoras descaradas, firmantes contra la violencia de género, que utilizaron a Ángel como el emblema del hombre violento abusador, que festejan cada día la brutal represión contra las Damas de Blanco, y han callado esta semana -cómo no- la brutal golpiza propinada contra la actriz Ana Luisa Rubio por parte de la policía política del dictador Castro disfrazada de “vecinos”, hoy, todos, todos ellos, y el dictador, claro está, recibirán con profunda ira la noticia que alegrará a la gran mayoría, es decir, a toda la gente de bien que ama la libertad, la justicia, la democracia, los derechos humanos, el arte, la literatura:

Ángel Santiesteban-Prats acaba de ganar el Premio Internacional Franz Kafka de Novelas de Gaveta, convocado en la República Checa. Sigue leyendo

El camino de la Libertad

“Un libro siempre es un hijo amado”, hemos escuchado en disímiles de ocasiones esta expresión de los creadores; pero cuando ese retoño es recibido en situaciones difíciles, quizá la más extrema de nuestras vidas, un sentimiento agregado nos marca por siempre. Y el libro de los posts que ahora nos convoca, titulado Isla interior, el segundo de este género, después de Bloguear a ciegas, nos estampa ese sentimiento de lucha que casi siempre nos confunde con angustia, por la situación que se vive en mi país, y en mi vida en particular.

Antes de comenzar a escribir en el blog, escuché frases de desprecio hacia los posts, que provenían de poetas, narradores, y los que se hacen llamar periodistas de la oficialidad, los trataban como algo menor que no valía la pena incursionar. Luego supe que los corroía el miedo, escribir los posts era un camino salvaje, honesto y profundo que los llevaba a una realidad que no estaban dispuestos a enfrentar. Sigue leyendo

Lanzamiento mundial de mi último libro Isla Interior


Hace instantes salió publicado en la revista Otro Lunes mi último libro Isla Interior en edición digital para bajar de manera gratuita. Se trata de la compilación de los posts que integran este blog y que tanto irritaron a la dictadura. Sigue leyendo

Dichosos los que tenemos amigos I

Amir, oye, estaba recordando a muchos intelectuales que respetamos y quisimos y que en muchas ocaciones fueron a mi casa para conversar sobre las entrevistas que tú me hacías porque ellos aseguraban que tú me ibas a traicionar cuando la Seguridad del Estado arremetiera contra mí.

Hoy he llegado a la conclusión -una vez más- que los que me traicionaron fueron ellos. Tú siempre has estado a mi lado como un verdadero hermano. Un abrazo.
Ángel.

Ángel Santiesteban-Prats

El triste centenario de Virgilio Piñera II

Como en los grandes circos, este año, en el centenario del natalicio del gran escritor, la “oficialidad cultural” de la Isla ha dado el disparo que avisa a los contendientes que la lid ha comenzado. El Régimen ha levantado los vestigios de censura que aún quedaban sobre el afamado intelectual, al que en vida lo hicieran sufrir hasta convertirlo en una sombra taciturna que atravesaba el cielo de la ciudad. Sigue leyendo

El triste centenario de Virgilio Piñera I

Siempre me ha sorprendido cómo los intelectuales cubanos, particularmente la generación que vivió los años setenta, que luego adornaron con el nombre de “quinquenio gris”, tienen esa mala memoria pública, y que por lo general, en círculos de confianza, expresan el dolor que aún guardan por los abusos cometidos contra ellos de parte de los funcionarios que respondían a Fidel Castro y su cúpula militar e ideológica. Sigue leyendo

Expediente Judicial desaparecido

Por estos días he recorrido junto a mi abogado los “sistemas judiciales” de Cuba. Los hermanos Castro, que son los dueños de la finca, antes de su padre, llamada Birán, luego llevaron la cerca hasta el límite en las aguas jurisdiccionales, y aquella finca la convirtieron en Birania, se apoderaron del resto de la nación, y la han “gobernado” como se haría con su latifundio, a puro capricho e intereses personales. Sigue leyendo

Intelectuales cubanos: cuando el miedo forra los huesos

¿Cómo es posible que los intelectuales que fueron humillados y castigados por los mismos que hoy gobiernan el país, se mantengan al lado de las botas que los golpearon hasta doblegarlos, que los vejaron hasta asegurarse que cedieron en cuerpo, alma y obra artística?

Tanto sufrieron que aún el miedo los corroe y continúan hablando a sottovoce porque temen ser escuchados y vueltos a castigar. Sigue leyendo