Archivo de la etiqueta: desprestigio

La “Fiscalía” me retira los cargos más graves

Después que el “Gobierno cubano” me hiciera padecer, por más de tres años, su flagrante injusticia, hasta que, acusación tras acusación, la “Fiscalía” llegara a sumar 54 años de cárcel, y luego que decidiera no continuar sumando más cargos como los de “Atentando”, “Amenaza”, “Atropellar con el auto a un niño y darme a la fuga”, “Acoso”, entre otras más absurdas e inverosímiles como cualquiera de las mencionadas, y que, por vergüenza y buscando credibilidad, hicieran una conjunta de causas para una petición final de 15 años de privación de libertad en contra de mi persona; y en cuyo proceso el expediente fue peloteado del “Tribunal Provincial” a la Unidad policial de Picota para que se continuara investigando o inventando falsas pruebas, por considerar que no tenían la más mínima evidencia en mi contra, e, incluso, después que el “Tribunal” volviera a recibirlo y lo enviara a la “Fiscalía Provincial” por la misma razón, y éstos a su vez a la “Fiscalía General de la República” y luego al cuartel de la “Seguridad del Estado” en Villa Marista, según el pesquisaje de mi abogado en cada instancia que indagó; en días pasados, finalmente, el “Tribunal”, por enésima vez, devolvió el expediente a la “Fiscalía Provincial” para que continuaran edulcorando las acusaciones, que, como dijera mi abogado, “es una gran choricera sin pies ni cabeza que fueron mal armando a su antojo y capricho”, y ahora no les ha quedado más remedio que retirar la mayoría de las acusaciones, de hecho, las más graves: “Intento de homicidio”, “Robo con fuerza”, “Violación”, “Amenaza”, “Daños”, entre otras, y solo mantuvieron dos acusaciones: “Violación de domicilio” y “Lesiones”. Por supuesto, todo sin una sola prueba ni testigos, pero evidentemente les pareció demasiado exagerado quitarlas todas de una vez. Sigue leyendo

Anuncios

Rebelión en la granja

La maquinaria de la cultura ha lanzado su jauría porque he osado abrir un blog para expresar preocupaciones como escritor. Es el precio de traspasar la línea, me dicen algunos, han comenzado a enseñar sus “instrumentos”. Cuando aún no había salido el blog lo comenté con un amigo que visitaba el país, y todo lo que imaginamos que podía suceder, se ha ido cumpliendo. Es como un guión del horror. Y lo han seguido al pie de la letra. Demasiado previsible, diría yo. “Ten cuidado con el pataleo del ahorcado”, me dijo él, “golpea a ciegas sin importarle los daños que causa”. Sigue leyendo