Archivo de la etiqueta: presos cubanos

Ruego a los organismos de Derechos Humanos por trabajo esclavo en las cárceles cubanas

La explotación del hombre por el Estado

Si a los gobernantes cubanos y su proceso socialista habría que acusar –entre tantas cosas y que coincidentemente la mayoría son violaciones de los Derechos Humanos– sería por la esclavitud en que mantienen a sus nacionales. Sigue leyendo

Matar el tiempo (II)

El preso común que pernocta cerca de mí, me comenta sobre su tío bueno, el enfermo mental que lo llevaba a pasear a la playa los domingos, o todos los días de las vacaciones escolares.

matar el tiempoEl compañero de celda me habla de la peor parte, según el punto de vista que se mire, pues tenía otro tío malo; Sigue leyendo

Matar el tiempo (I)

Un preso común me comentaba sobre su infancia feliz, y me describía los pasajes que con más nitidez le calaron en la memoria.

atardecer en el marSu padre se fue a Miami apenas él había nacido, y luego, su madre se volvió a casar con un hombre que no lo aceptaba en su casa, por lo que su mamá tuvo que dejarlo con su abuela y un tío bueno con problema mental. Sigue leyendo

Mano de obra esclava en las prisiones cubanas

esclavitudLos gobernantes de la dictadura pudieran ser condenados por tantas violaciones a los derechos humanos como derechos existan. Sigue leyendo

Cuando la “libertad” es una agonía

Presos reniegan la libertad

Los reclusos, después de cumplir más de diez años encarcelados, aseguran que -a partir de salir de pase por casi setenta y dos horas- sus preocupaciones han crecido.  Experimentan una agonía mayor en la medida de sentirse inútiles ante la situación económica de las familias. Sigue leyendo

Motín

Carlos Cruz no se quedó disfrutando el sistema socialista en la Isla ni se fue tras el comunismo, la muerte lo arrebató mientras cumplía una nueva sanción, esta vez, en el Combinado del Este por otro delito cometido: en esta ocasión, la demora de un sargento en trasladarlo a la enfermería por la falta de aire que su asma le provocaba, le causó un paro cardiaco. Los presos que lo cargaban se asustaron al sentirle el pecho ardiendo, como si tuviera una plancha guardada en su interior. El sargento apareció en la galera al terminar la telenovela. Sigue leyendo