Archivo de la etiqueta: repudios

Diario en la cárcel LXIX. Camilo, sicario del Régimen miembro del Consejo de DDHH de la ONU

agente camilo (2)Camilo, sicario de la dictadura

El 8 de noviembre se cumplió un año de la pacífica manifestación que realizamos frente a la estación policial de Acosta (1ª unidad), exigiendo la liberación de Antonio Rodiles, Yaremis Flores y Laritza Diverset.

Luego de la correspondiente golpiza y arresto, mientras nos conducían a los respectivos calabozos, diseminándonos por la ciudad (divide y ¿vencerás?), el sicario Camilo -oficial de la Seguridad del Estado- me aseguraba que sería sancionado a cinco años de privación de libertad. Sigue leyendo

G-2marginales.com

En la peregrinación a la Virgen de la Caridad del Cobre, el 8 de septiembre, un grupo de marginales eran comandados por la Seguridad Cubana para agredir a los opositores al régimen. Tengo que confesar que no pude ocultar mi sorpresa al ver a esos delincuentes que, como mercenarios, responden a las órdenes de los militares.

En aquel grupo de pueblo divisé a las Damas de Blanco con sus gladiolos en las manos, señoras con su vestimenta blanca, marchando en silencio. Me acerqué solidario y emocionado y a la vez, sin dejar de reconocer que era un disparate o inocencia de mi parte, si estaba a mi alcance, protegerlas de alguna manera.

Un opositor sacó su teléfono celular e intentó tirar algunas fotos, y uno de los delincuentes que antes lo hacía por oficio y ahora de matón con licencia de la Seguridad del Estado (G-2), intentó robárselo con violencia. Durante unos segundos de forcejeo la masa compacta se convirtió en estampida. Los periodistas internacionales intentaron captar las imágenes y los tránsfugas, ahora de oficialistas, pusieron sus manos delante de los lentes para evitarlo. Con rapidez dos facinerosos toman por el cuello a otro opositor y lo halaron hacia una dulcería de la calle Galeano, en su interior habían otros hombres esperando y allí lo golpearon hasta dejarlo inconsciente.

Entonces las supuestas Damas Blancas que iban a mi lado comenzaron a gritar “Viva Fidel, viva Raúl”, “Viva la Revolución”. Sigue leyendo