Archivo de la etiqueta: violencia policial

El expediente «444», nueva prueba de mi inocencia

Patrulla 444 TV

A los pocos meses de abrir el blog Los hijos que nadie quiso, comenzaron las acusaciones en mi contra, y cuando la UNEAC le informó a la Seguridad del Estado que tramitaban una invitación para asistir al Festival de la Palabra en Puerto Rico, inmediatamente fui citado a la estación policial para imponerme una fianza de mil pesos, y de esa manera evitar mi participación en dicha actividad cultural. Sigue leyendo

Respuesta a Havana Times y a las escritoras de la UNEAC

En mi respuesta al comunicado “8 de marzo: tod@s contra la violencia”, campaña de solicitud de firmas contra la violencia de género que aprovechando el supuesto delito que se me imputa lanzaron desde La Habana Sandra Álvarez, Marilyn Bobes, Luisa Campuzano, Zaida Capote Cruz, Danae Diéguez, Laidi Fernández de Juan, Lirians Gordillo Piña y Helen Hernández Hormilla no sólo dije que era inocente. Sigue leyendo

Contra la Inteligencia I

Nuestra adolescencia estuvo fertilizada con las novelas y series de televisión que nos marcaron nuestra estética y personalidades.

Cuantas veces nos pasamos las novelas «Aquí las arenas son más limpias», «Y si muero mañana», o la serie «En silencio ha tenido que ser», la mayoría disfrutamos aquellas fantasías de héroes socialistas que guiados por la «Contrainteligencia» cubana lograban burlar a sus enemigos.

Con el tiempo se han convertido en bodrios de la fantasía socialista y los jóvenes de hoy los consideran pésimas obras literarias por su contenido insustancial o poco verosímil.

El jueves pasado, 8 de noviembre, fuimos a presentarles nuestros respetos a los padres de Antonio Rodiles, ancianos que rondan los 90 años, y por cierto, sus cómplices y compañeros más directos en sus ideales ideológicos. También queríamos exigir las liberaciones de los abogados detenidos injustamente Laritza Diversent, Yaremis Flores, Veizant Boloy. Llegamos a la unidad policial de Acosta, y se encontraban junto al abogado independiente Wilfredo Vallín, en las oficinas de dicho cuartel.

Al salir nos explicaron la negativa de mostrarlo, lo que infería alguna golpiza propinada al detenido y por eso lo escondían. Sigue leyendo