¿Libertad condicional u oportunidad para nueva trampa judicial?

expediente Angel Santiesteban...El 28 de febrero de este 2015 Ángel Santiesteban-Prats cumplió dos años encarcelado injustamente tras un juicio amañado, fabricado con denuncias falsas de la madre de su hijo, quien bochornosamente se prestó a la macabra estrategia de la dictadura de inventar un caso de violencia doméstica para acallar las denuncias que Ángel lanzaba al mundo desde este, su blog, “Los hijos que nadie quiso”. Su inocencia quedó totalmente demostrada una vez más cuando su hijo, Eduardo Ángel Santiesteban Rodríguez, a mediados de 2014, hizo declaraciones a la prensa internacional y confesó que había sido forzado por su madre y por la policía política a testimoniar falsedades contra su padre.

El imperio de la injusticia fue posible en su caso –y en tantísimos más de otros disidentes a lo largo de casi sesenta años de dictadura- porque el poder político es quien decide en Cuba cómo y a quiénes de la disidencia se castiga, aplicando lo que ellos llaman “Justicia”, que es en realidad el brazo armado legal del clan Castro.

Durante estos dos años, Ángel jamás pidió su libertad; ni siquiera preguntó por esa palabra a los oficiales que, sólo para torturarlo psicológicamente, suelen entrevistarlo en Villa Marista. Ángel únicamente ha exigido que se respete la justicia y que le realicen un nuevo juicio con todas las garantías que no existieron en el primero proceso tras el cual fue, repetimos, injustamente encarcelado. Es bueno recordar que quienes controlaban los hilos secretos de ese juicio no solo rechazaron a los testigos de la defensa, sino que además lo condenaron sin pruebas, alegando que una teniente perito-calígrafa había dicho que Ángel era culpable por el tamaño y la inclinación de su letra.

El próximo 28 de abril Ángel cumple la mitad de su condena, por lo que – siguiendo lo establecido en la legislación cubana, ya que no ha bastado con su probada INOCENCIA- deberían concederle la libertad condicional.

Ya hemos sido advertidos desde la isla de otra trama secreta bochornosa: altos funcionarios de la Cultura han admitido –en privado- que la orden llegada desde el poder en las alturas políticas es castigarlo bien severamente y, a modo de escarmiento por la rebeldía que ha mantenido pese a estar tras las rejas, hacerle cumplir íntegramente la condena de cinco años dictada en la farsa jurídica con la que pretendieron, sin conseguirlo, impedir que su digna voz de denuncia siguiera escuchándose fuera de la isla.

También hemos sido asesorados por destacados profesionales del Derecho sobre la posibilidad de que lo retengan encerrado acudiendo a una sucia artimaña burocrática: bajo el pretexto de que solo pueden beneficiarse con la Libertad Condicional aquellos reos que no tienen ningún asunto pendiente con la Justicia, en ocasiones se rechaza conceder la Libertad Condicional. En este caso podrían utilizar el pretexto de que no es necesaria la Libertad Condicional, puesto que Ángel espera respuesta a una Revisión de Juicio que puede declararlo absuelto. En simples palabras, que ahora Ángel tiene la Revisión pendiente con la Justicia, que la policía política retrasará esa Revisión todo lo que le parezca conveniente y que será justamente esa la nueva excusa para negarle su libertad.

Sabemos que la Seguridad del Estado está muy preocupada por el impacto que en la comunidad intelectual internacional y nacional ha tenido el criterio de Ángel sobre la reanudación de las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos: en los interrogatorios que le han hecho, en Villa Marista o en otros sitios, curiosamente entre otros temas se han interesado mucho por ese. Ángel les manifestó con toda firmeza que no está de acuerdo con la reanudación de las relaciones entre ambos países si previamente no se libera a la totalidad de los presos políticos, se respetan los derechos fundamentales de la sociedad civil, y se incluyen en las conversaciones la voz múltiple de la oposición en la isla y el exilio, cosas que según vemos ninguna de las dos partes (ni Cuba ni Estados Unidos) tienen en sus agendas.

En ese sentido nos parece evidencia muy esclarecedora el hecho de que a los disidentes que se expresaron a favor de dichas relaciones les sigan permitiendo viajar, mientras que a quienes se manifestaron en contra les han quitado los pasaportes y son sometidos al mismo acoso – en algunos casos, peor – que antes del 17 de diciembre cuando Obama y Raúl Castro anunciaron esta “nueva era”.

Nos sobran motivos para tener la convicción de que en abril próximo, volverán a burlarse de la justicia, abusarán de su ilegítimo poder y mantendrán a Ángel en prisión.

Queremos desde aquí recordarle al dictador Raúl Castro que seguimos con extrema atención lo que hacen con este galardonado escritor que decidió, por ética y decencia, dejar de escribir con la letra del molde que Usted y su momificado hermano han impuesto a todos los cubanos; molde ideológico que, como todo el mundo sabe, la mayoría usa por conveniencia o miedo.

La mirada del mundo está puesta no solo en Ángel como preso político; lo está también en todos los demás presos políticos que, como Ángel, sufren la burla de no haber sido incluidos en los listados de liberación de los acuerdos de diciembre de 2014. Y también esa mirada acechante está pendiente de lo que sucede con otros dignos intelectuales, como Rafael Vilches Proenza y Francis Sánchez, cubanos honestos y valientes que se niegan a bajar la cabeza y lamer las botas de sus dictadores.

Usted y su camarilla tiene la fuerza; nosotros tenemos la razón y los principios éticos que guían nuestros pasos.

A cada nueva violación de los derechos de Ángel, de sus colegas escritores mencionados arriba o de los demás presos políticos, haremos sonar nuestras voces por el mundo entero, denunciando los atropellos en todos los foros internacionales.

La vida y la integridad de Ángel Santiesteban Prats, Rafael Vilches, Francis Sánchez y el resto de los presos políticos que aún permanecen en sus prisiones, son exclusiva responsabilidad suya y de sus secuaces.

La Editora

Anuncios

3 pensamientos en “¿Libertad condicional u oportunidad para nueva trampa judicial?

  1. Pingback: La segunda condena de Ángel Santiesteban | Los hijos que nadie quiso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s