La fiesta de los Derechos Humanos en Cuba

raulcastroexecutes

La gran especialidad de los periodistas cubanos es la de inflar globos, oscurecer con nubes de polvareda la realidad de lo que acontece en el archipiélago, y de paso, lamer los pies de los dictadores.

Los más destacados en esta tarea son los que escriben en el periódico Granma, que precisamente para ello fueron elegidos, seres manipulables que ejercen un oficio que denigran, que irrespetan, y que algún día pasarán a formar parte de la antología de lo anodino.

Oscar Sánchez Serra, en la publicación del pasado viernes 6 del mes en curso, en la prensa oficial del Partido Comunista, versando sobre la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ha puesto una vez más de manifiesto, por el cinismo con que se refiere a la Carta Magna, llamándola “sueño y quimeras”, lo asqueante que le resulta mencionarla.

Para el gobierno de los Castro, ha sido un escollo en el más de medio siglo que han ejercido su violación flagrante, como toda dictadura, por supuesto. Ningún logro económico, que no es el caso, ni social, justifica que se prive el más mínimo de los Derechos Universales, o se cumplen todos, o se es un violador de ellos.

El gacetillero cree que ocultándose en las calamidades históricas sucedidas en el mundo, puede justificar las del patio, y así, en esa gama de ejemplos que menciona, como la Segunda Guerra Mundial hasta las más recientes en Irak y Libia, y la prostitución mundial entre otros ejemplos, entretiene a los lectores y logra hacer olvidar las que se violan ante nuestros ojos y callan, como las golpizas y detenciones a las Damas de Blanco y los abusos contra la oposición, a pesar de que reconoce “No es nuestro pequeño país un paraíso”.

sonia garro ferozmente golpeada                    asesinaron a Laura Pollán3                    damas de blanco

Jamás el reportero menciona, supongo que por respeto al ridículo, que Cuba recientemente pasó a formar parte del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas; ni siquiera insinúa la problemática nacional, ocultándose detrás de la maquinaria manipuladora que ejerce el sistema en los medios de divulgación, al mejor estilo de la propaganda nazi en los tiempos de Hitler, y se desgasta citando lo que ocurre en el hemisferio, algo así como para qué pedir los derechos individuales de los cubanos, si en otras partes sucede lo mismo. Y con cinismo se burla de la Carta Magna de las Naciones Unidas.

Realmente más que un periodista se deja ver como un agente de la Seguridad del Estado al servicio más humillante de la dictadura. Fue como la antesala preparatoria de lo que sucede en los días previos a que se conmemore el 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos. Los arrestos a las valientes y pacíficas Damas de Blanco, una vez más ocurren por decenas desde días antes. Recientemente, a su arribo al aeropuerto, proveniente de Europa, su líder Berta Soler, fue abusada, vejada y raptada para ser llevada en un auto oficial que salió por una de las puertas laterales, y así evitar que fuera recibida por su hija y su esposo Ángel Moya (quien se encuentra bajo licencia extrapenal, luego de ser sancionado en la Primavera Negra, formando parte de aquellos 75 opositores al régimen totalitario, que se mantienen como banderas contra el régimen). Los abusos, atropellos y retenciones contra las Damas de Blanco, solo son la gasolina que consolida sus protestas silenciosas, mientras caminan con un gladiolo en sus manos.

¡Cuánta vergüenza debería sentir ese periodista que avala los abusos del gobierno!, porque no vale mencionar, compararlo con esos hombres y mujeres semianalfabetos que ejercen de sicarios, y son el instrumento de castigo contra los opositores, se supone que no es el caso, que existe una diferencia, al menos eso quisiera; ahora hablamos de supuestos periodistas, profesionales que deben amar su oficio, al menos deberían hacerlo por encima de todo, y no a cambio de dádivas, por demás miserables, y acepten hacerle el juego a un sistema que cada vez crece la imposibilidad de sustentar.

Otra vez la fiesta de los Derechos Humanos en Cuba, se hará con el dolor de los opositores que expondrán sus cuerpos para que sean golpeados y confinados a celdas de castigo, y desgraciadamente, también, se cometerá bajo el silencio cómplice del pueblo corroído, gracias al terror impuesto por el Estado, de los que viven dentro y fuera del país, casi en su totalidad, por el miedo institucional que asegura, y se ocupa, de castigar a todo aquel que se les enfrente.

Los de adentro temen perder su trabajo, el estudio de sus hijos; los de afuera temen represalias contra los familiares que dejaron, y que luego se les niegue venir a visitarlos.

Mientras ese silencio sucede, mujeres y hombres, hijos legítimos de este pueblo hastiado de la hambruna, se enfrenta en sus calles exigiendo democracia. Las Damas de Blanco soportarán las golpizas y vejaciones. El espacio Estado de Sats intentará cumplir con el programa en un Encuentro plural en La Habana para discutir el destino de una futura Cuba donde participen todos los cubanos. Los miembros de la UNPACU terminarán encerrados, algunos con causas abiertas y enviados a prisión, otros regresando a sus casas con fracturas. Esa es la realidad diaria de la oposición dentro de la isla. Sólo que, en ese mismo instante que suceden las golpizas y los arrestos, otros ven una película, abren una cerveza, observan a sus hijos comer helados, y sonríen satisfechos, piensan que ya alcanzaron sus derechos, ¡ya cumplieron con José Martí!

cropped-firma-2.png

Ángel Santiesteban-Prats

Prisión asentamiento de Lawton. Diciembre de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s